EEUU mete al dueño de Puentes en su lista negra por colaborar con el Ejército chino

La administración de EEUU impone restricciones a Xiaomi y CCCC (dueña de Puentes y Calzadas) y acusa a esta última de participar en la disputa de las aguas del mar de la China meridional

Puentes y Calzadas

José Manuel Otero Alonso, el hasta hace unos meses propietario del Grupo Puentes y Calzadas

La administración de Donald Trump da el último apretón a las empresas chinas en la recta final de su mandato. El gobierno estadounidense ha anunciado este jueves que incluye a otras 44 compañías con sede en el gigante asiático (entre ellas el fabricante de smartphones Xiaomi o la aeronáutica Comac) en una lista negra comercial en la el mes pasado incluyó al nuevo dueño de la gallega Puentes y Calzadas.

Estas empresas se suman a las otras 77 que pasaron a conformar este listado de compañías vetadas por parte de la Oficina de Industria y Seguridad del departamento de Comercio de Estados Unidos por considerar que tienen vínculos con las estrategias militares chinas. Entre estas firmas sobresalían Semiconductor Manufacturing International Corporation (SMIC), principal fabricante de semiconductores del gigante asiático, y China Communications Construction Company (CCCC).

Unas aguas en disputa por China

Esta última, una de los cinco principales grupos constructores de toda China, es, desde el pasado mes de junio, propietario del Grupo Puentes y Calzadas. Fue entonces cuando su filial China Road & Bridges Corporation se convirtió oficialmente en el máximo accionista de la empresa gallega al controlar una participación de dos tercios del capital total.

Sin embargo, el nuevo dueño del Grupo Puentes y Calzadas se ha encontrado con una piedra en el camino. El Departamento de Comercio de Estados Unidos ha incluido a CCCC en la denominada entity list a cuenta del papel que estaría desempeñando en la disputa que el Gobierno chino (que controla la mayor parte del capital de esta empresa) mantiene en el mar de la China meridional con países como Filipinas, Malasia, Vietnam o Brunéi.

Las restricciones que impone EE UU

En concreto, la administración estadounidense ha estrechado el cerco sobre CCCC después de que unas imágenes grabadas mediante satélite y que fueron analizadas por la consultora IHS Jane revelasen que la dueña de Puentes y Calzadas había realizado trabajos para extraer arenas del lecho marino y apilarlas en atolones marinos con el objetivo de construir casi una decena de islas artificiales con pista de aterrizaje para cazas.

La decisión del Gobierno estadounidense implica que el grupo chino que controla Puentes y Calzadas no podrá comprar componentes made in America sin su permiso. Además, los inversores estadounidenses no pueden comprar acciones de CCCC ni de otras 30 empresas (entre ellas, Huawei) desde que el pasado lunes entrase en vigor la prohibición que el presidente saliente, Donald Trump, hizo efectiva mediante una orden ejecutiva el pasado mes noviembre.

Estas nuevas restricciones por parte de Estados Unidos se suman a otras que ya se le impusieron al grupo chino en el pasado. En concreto, el Banco Mundial también decidió incluir a CCCC en su lista negra y le prohibió que concurriese a cualquier adjudicación que estuviese sufragada, en parte, con sus fondos entre los años 2009 y 2017 tras haber detectado prácticas fraudulentas por parte del grupo en un macrocontrato de autopistas en Tailandia.