El comité de Alcoa pide a Maroto que deje de hacer “campaña por Madrid” y se centre en San Cibrao

El comité de la planta de aluminio primario de A Mariña amenaza con retomar las “hostilidades” a partir del 29 si no se avanza en la negociación

Reyes Maroto

La ministra de Industria, Reyes Maroto

Las negociaciones entre Alcoa y el Gobierno central continúan encalladas después de que el Ejecutivo rechace aprobar la cláusula de indemnidad que la multinacional americana solicita para acceder a la venta de la planta. Una medida que la blindaría ante posibles reclamaciones y demandas. Esta situación ha obligado a la plantilla a, de nuevo, dar un paso al frente. Este viernes, el presidente del comité de empresa, José Antonio Zan, amenazó con “retomar las hostilidades” a partir del día 29 si no se avanza en las conversaciones para el traspaso de la planta de A Mariña. Los trabajadores no solo cargan las tintas contra la multinacional. También contra el Gobierno central y piden a la ministra de Industria, Reyes Maroto, que se centre en encontrar una solución para la factoría de aluminio primario.

Zan protesta porque “no se sabe hasta dónde llega la intención de negociar la venta y hasta dónde no”. «Lo que tenemos claro es que tienen que dejar de jugar ya; los trabajadores han sido responsables y se propuso una suspensión de la huelga para propiciar que hubiera el mejor ambiente para emprender una negociación», subrayó.

Fecha del 30 de abril

Los trabajadores acordaron con la empresa abandonar las negociaciones en marcha para facilitar la negociación entre los americanos y el Gobierno, que busca comprar el activo a través de la SEPI. No obstante, el jornadas pasadas, el secretario general de Industria, Raül Blanco, quien lidera las conversaciones sobre el futuro de San Cibrao, abrió la puerta a que las negociaciones se extiendan más allá del 30 de abril. “Sería una auténtica barbaridad por ambas partes que no se llegara a un acuerdo y no se hiciese un avance sustancial antes del 29”, apuntó este viernes Zan.

Tanto es así que, si no hay progresos en esas negociaciones, entre el Gobierno y la multinacional, esto llevaría a los trabajadores «a comenzar con las hostilidades y volver a romper esa paz social que ellos pidieron«. «Si en un clima para poder negociar son incapaces, yo creo que deben pensar en dimitir de sus cargos y meter a otra gente para poder resolver los problemas», asevera.

Críticas a Maroto y la campaña madrileña

En este marco, el presidente del comité de empresa no ha dudado en pedir la “intervención” de la planta de A Mariña y en cargar contra la ministra de Industria, Reyes Maroto, a la que emplaza a que deje de “hacer campaña electoral en Madrid” y se moje por la planta.

«No queremos buenas palabras de la ministra. Lo que hace falta son movimientos de la ministra, que debe dejar la campaña electoral de Madrid y empezar a mojarse con este tema. Ella está contratada para trabajar por la industria y no para hacer campañas electorales», reflexionó.

Finalmente, el presidente del comité de empresa ha apelado a que «A Mariña lucense está ahora mismo pasando por un momento duro», más de un año después de que se iniciase «este problema». «No se puede permitir que una multinacional quiera pasar por encima de un gobierno», dijo.