El comité de Alu Ibérica se planta por los «incumplimientos» de Riesgo

Un centenar de trabajadores han protestado frente a la factoría por el expediente abierto al presidente del comité de empresa y por los "incumplimientos"

Imagen de la protesta de un centenar de trabajadores de Alu Ibérica frente a la factoría / Twitter @TraballadoAlcoa

Imagen de la protesta de un centenar de trabajadores de Alu Ibérica frente a la factoría / Twitter @TraballadoAlcoa

Los trabajadores de la planta de Alu Ibérica en A Coruña retoman las protestas ante los “incumplimientos” de Grupo Industrial Riesgo. Más de un centenar de empleados han secundado la concentración convocada por el comité de empresa frente a la fábrica para exigir a la firma que retire el expediente sancionador al presidente del comité, Juan Carlos López Corbacho, al entender que está siendo víctima de una “persecución” por parte del nuevo dueño de la fábrica.

Fuentes sindicales aseguran que el representante de los trabajadores podría incluso enfrentarse al despido disciplinario por “falta de respeto” a la dirección al haberlos llamado “delincuentes”, tal y como ha explicado el secretario general de la Federación de Industria de Comisiones Obreras, Víctor Ledo. Las centrales sindicales ya anunciaron que presentarán alegaciones al expediente. “No lo vamos a consentir ni nos van a amedrentar; van a fortalecer la defensa de los puestos de trabajo”, ha subrayado Ledo, que ha participado en unas protestas que han implicado el corte de un carril de la carretera paralela a la factoría.

Sombras en el plan industrial

Al mismo tiempo, desde CCOO, CIG y UGT acusan a la empresa de haber cometido una serie de “incumplimientos”. Entre ellos, la “desocupación efectiva” de los trabajadores y la ausencia del proceso de formación inicialmente pactado, a lo que se suma la falta de puesta en marcha de las inversiones prometidas para la planta.

[related:2]

Es por ello que los sindicatos han pedido a las autoridades que intervengan al entender que en el proceso de venta se presentó un plan industrial “avalado” por las administraciones que, según defienden, ha sido una «estafa monumental».