El misterio del parque eólico marino más grande que se proyecta en Galicia

El portal de consulta pública de tramitaciones ambientales del Gobierno expone un proyecto, en el que no se identifica al promotor, que quiere construir un parque eólico marino en Galicia de 1,2 GW

Parque eólico marino

Imagen de archivo del parque eólico marino situado en Viana do Castelo

El portal del Ministerio de Transición Ecológica de consulta pública de evaluaciones ambientales revela, desde este jueves, la intención de una compañía de desarrollar un macroparque de eólica marina en las costas gallegas. De lo proyectos presentados hasta ahora es, con diferencia, el más grande, con una potencia de 1,2 GW. No obstante, de momento, todo son incógnitas y es que la documentación publicitada no especifica quién es el promotor.

La página del departamento de Teresa Ribera tan solo indica que el proyecto se denomina Parque eólico marino flotante “Nordes”, que se plantea con una potencia de 1,2 gigavatios y que la intención es ubicarlo en Galicia. Tampoco figura, de momento, ninguna documentación adjunta que explique los pormenores del proyecto.

La sociedad Parque Eólico Marino Nordés

Si bien, con la información disponible, no hay nada que pueda ayudar a identificar al promotor, el Registro Mercantil revela que a finales del pasado octubre, en Madrid, se constituyó la sociedad Parque Eólico Marino Nordés, con un capital social de 3.000 euros. La misma está presidida por Carlos Martin Rivals, CEO de BlueFloat Energy. A principios de año esta compañía, en alianza con Sener, presentó ante el Ministerio de Transición Ecológica otro gran megaproyecto de eólica marina flotante, en este caso en aguas de Cataluña. Se trata del parque Tramuntana que, en una primera fase alcanzaría los 500 megavatios para llegar a 1.000 en una segunda. De hacerse realidad en los términos planteados, la instalación offshore se localizaría frente al Empordá, en Girona, a menos de 30 kilómetros de la costa, en una zona especialmente venteada.

La joint venture entre Blue Float Energy y Sener también proyecta Mar de Ágata, otro parque eólico marino que se ubicaría en la provincia de Almería, en la costa entre los municipios de Níjar y Carboneras. En este caso, el proyecto prevé una capacidad de generación de 300 MW.

BlueFloat Energy se presenta como “una compañía formada por un equipo de pioneros de la energía eólica marina que cuenta con amplios conocimientos y experiencia práctica en el desarrollo, autorización, financiación, construcción, puesta en marcha y explotación de proyectos de energía eólica marina de fondo fijo y flotante”.

El precedente de Iberdrola

En cualquier caso, a última hora de la noche de este jueves, el portal del Ministerio de Transición Ecológica no ofrecía más datos acerca de la identidad del promotor o promotores del ingente proyecto de eólica marina que apuesta por instalarse en la comunidad gallega.

Atendiendo a macroproyectos de eólica marina en Galicia, hasta ahora, el podio lo ostentaba Iberdrola, que este año inició los trámites de exposición ambiental de dos parques eólicos marinos de 490 megavatios de potencia cada uno que plantea ubicar entre Ortegal y Cariño. Para hacerse una idea de las magnitudes, hay que tener en cuenta que la central térmica de Meirama tenía 563 megavatios de potencia. El proyecto de los de Sánchez Galán despertó las críticas tanto de colectivos ecologistas como del sector pesquero, que entiende que se verá afectado por estas macroinfraestructuras. Ante la situación, la Xunta activó la creación de un observatorio de la eólica marina, que se constituyó el pasado verano como una suerte de punto de encuentro entre la administración autonómica, el sector industrial y el pesquero.

A la espera de normativa

En todo caso, proyectos de estas magnitudes, por el momento, se encuentran en un laberinto ante la falta de un marco normativo para su implantación. Precisamente, esta semana, se celebró la quinta edición del Galician Offshore Internacional Hub, un congreso sobre eólica marina en la Península Ibérica. Entre otros ponentes, Ignacio Gutiérrez Santalo, de Iberdrola, destacó que los promotores “urgen la regulación normativa del espacio marítimo para poder desarrollar comercialmente esta industria dentro de nuestras fronteras”. “Necesitamos abaratar la industrialización de la eólica flotante gracias a la tecnología y la fabricación en serie y un marco regulatorio que dé seguridad a las inversiones”, insistió.

Por su parte, el vicepresidente económico de la Xunta, Francisco Conde, insistió en que “es importante que el gobierno acierte teniendo en cuenta las propuestas que le estamos presentando desde las diversas comunidades autónomas”. “El desarrollo de la eólica marina sólo será posible desde un clima de trabajo y entendimiento que aporte certezas y confianza desde el respeto, equilibrio y compatibilidad de todas las actividades y preservación”, indicó.