Endesa certifica el cierre de la central de As Pontes

Las pruebas biocombustibles para mantener viva la térmica fracasan; la compañía promete desarrollar eólicos en Galicia y un concurso de ideas para buscar alternativas a la central

Endesa certifica el cierre de la central de As Pontes

Endesa firma el acta de defunción de la central de As Pontes. La compañía asegura que las pruebas con biocombustibles, última esperanza para mantener a flote la instalación, no han dado resultados positivos, motivo por el que la térmica está en una situación de “inviabilidad ambiental, técnica y económica”.

“La combustión de la mezcla de carbón y lodos causa la emisión de mercurio en valores próximos al límite legal permitido. Otra dificultad insalvable radica en el elevado incremento de la generación de cenizas, que crecen entre un 187 % y un 276 %, lo que supone producir una tonelada de cenizas por cada tres o cuatro toneladas de CO2 evitadas», dice la compañía.

«Ello significa que, sólo con la operación de dos de los cuatro grupos de la central durante 3.000 horas, se acumularían cada año entre 76.000 y 106.000 toneladas de un subproducto que no sería admitido en los vertederos de residuos no peligrosos, por superar los valores límite de selenio, sulfatos y carbono orgánico disuelto, con un elevado incremento de metales y metaloides generados en la combustión”, insiste en un comunicado.

El grupo dirigido por José Bogas presentó a finales de 2019 la solicitud formal de cierre para As Pontes, que ahora queda ratificado al naufragar las pruebas para buscar un combustible alternativo.

Un concurso internacional y más eólicos

Endesa ha puesto sobre la mesa algunas alternativas de reindustrialización ante el cierre de la térmica. La empresa activa el llamado Plan Futur-e para la búsqueda de proyectos empresariales que se implanten en la localidad.  Mediante un concurso internacional de ideas, se trata de promover que empresas, instituciones y otros agentes públicos y privados puedan presentar alternativas viables para buscar proyectos de inversión y creación de empleo sostenibles en el emplazamiento de la central. Este plan es el mismo que se está aplicando en Compostilla (el Bierzo) o Carboneras (Almería), donde también cerró sus centrales de carbón.

Además, Endesa se propone desarrollar hasta 1.505 MW de nueva capacidad eólica en Galicia entre 2021 y 2026, con una inversión estimada de 1.581 millones. La construcción de los parques generará 1.250 empleos directos de media anual, aunque solamente durante la fase de construcción –unos cinco años—ya que una vez operativos no requerirán más de 124 trabajadores.