Grupo Tojeiro acaricia los 100 millones de beneficio por el éxito de Gadis y Reganosa

La compañía recurrió al ERTE en sus filiales madereras, que perdieron un 20% de su facturación por el Covid; el negocio de distribución alimentaria superó los 1.200 millones de ingresos

Francisco Conde y Roberto Tojeiro en una visita del conselleiro a la planta de Gadisa en Betanzos / EP

Francisco Conde y Roberto Tojeiro en una visita del conselleiro a la planta de Gadisa en Betanzos / EP

El grupo de empresas liderado por la familia Tojeiro, dueños de la cadena de supermercados Gadis y accionistas de control de Reganosa, cerraron el ejercicio del Covid con casi 100 millones de beneficio, una cifra realmente elevada si se tiene en cuenta que la gran mayoría de los ingresos proceden del mercado gallego.

Junto a la distribución alimentaria y el gas, el holding tiene intereses en la actividad inmobiliaria, ligada a los establecimientos de Gadis, el sector maderero y el sector químico. Los 98 millones en ganancias, un 11% más que en 2019, se deben fundamentalmente al éxito de los supermercados, que lograron 1.217 millones de ingresos y 90,8 millones de beneficio sumando el negocio inmobiliario vinculado; y a la fiabilidad de Reganosa, que aportó 16,8 millones de beneficio, prácticamente la misma cifra que el año anterior.

Los socios aprobaron la distribución de un dividendo de 17 millones en diciembre del año pasado a cuenta de los beneficios del ejercicio, según figura en la memoria anual.

Los dos negocios clave

La red de distribución de Gadisa es la más extensa en Galicia, superando la de Vegalsa y la de Froiz, según los datos recopilados por el informe A Economía Galega de Afundación. Sostiene casi 8.000 empleos y tiene presencia en Castilla y León, Madrid y Asturias, además de en Galicia. La cifra de negocio se incrementó en un 10% durante la pandemia, que provocó fuertes oscilaciones en la demanda, incluyendo los meses de acopio durante el primer estado de alarma.

El grupo es el accionista mayoritario de Reganosa Holdco (56% del capital), la sociedad de cabecera que controla la planta regasificadora de Mugardos. Esta área de negocio registró 60,1 millones en ingresos. Los números apenas difieren respecto al ejercicio previo, anotándose una ligera subida tanto en las ventas como en las ganancias. La familia Tojeiro comparte accionariado en el holding con la Xunta, mientras que en Regasificadora del Noroeste, la planta de Mugardos, también participa Sojitz, titular del 15% del capital.

ERTE y créditos ICO en las madereras

La división maderera del grupo fue la que mayor impacto notó por el Covid-19, debido al parón en la actividad desde el segundo trimestre del ejercicio. El grupo recurrió al ERTE para amortiguar una caída del 20% de la facturación y pidió financiación avalada por el ICO por valor de 11,9 millones para capitalizar a las sociedades de esta área. Las principales son Unemsa e Intasa y ambas acabaron en números rojos de 2,3 y 2,9 millones respectivamente.

Pese a todo, la memoria del ejercicio indica que en el segundo semestre se produjo una fuerte recuperación de la demanda de productos madereros hasta niveles “casi históricos” que se han mantenido “durante el primer trimestre” de 2021.

La rama industrial del grupo

La rama industrial se completa con la división química, donde operan Forestal del Atlántico e Impregnaciones Melamínicas Gallegas. Aportaron más de 4 millones de beneficios.

Entre las madereras y las químicas conforman el área industrial del grupo, que alcanzó unos ingresos de 144,3 millones, menos que el año anterior debido al efecto del Covid pero más del doble que Reganosa. Sin embargo, no mostró la misma rentabilidad, pues acabó con un resultado negativo de 9,5 millones.