Huelga, denuncia y acampadas frente a Inditex por los despidos de sus contratas

Trabajadores de Veolia, la empresa que se encarga del mantenimiento en la sede de Inditex, acumulan una semana de protestas por el despido de un trabajador

Protesta contra el despido de un trabajador de Veolia frente a la sede de Inditex / CIG

Protesta contra el despido de un trabajador de Veolia frente a la sede de Inditex / CIG

Una protesta tras otra en los proveedores gallegos de Inditex. A las movilizaciones por los despidos en Cándido Hermida y Grupo Caamaño ha seguido una huelga indefinida en Veolia, la contrata que se encarga del mantenimiento en la sede de la multinacional en Arteixo.

La plantilla de este servicio lleva toda la semana protestando frente a las instalaciones del grupo de Amancio Ortega, donde llegó a montar una suerte de acampada y una carpa para protegerse de la lluvia que fue desautorizada por la Policía.

Los trabajadores convocaron una huelga indefinida para exigir la readmisión de un operario despedido, hasta su despedido responsable del mantenimiento de los grupos electrógenos de emergencia, puesto subcontratado por Inditex a otra empresa.

La CIG exige a Veolia que reubique al trabajador, con 12 años de antigüedad, en la empresa o que sea subrogado en la nueva contrata. Por este motivo lleva toda la semana protestando frente a la sede de Inditex en Arteixo, recibiendo apoyo de la plantilla de otros contratistas de la multinacional, como Vero Juncal, Sodexo o Top Wash.

El seguimiento de la huelga, según el sindicato, es del 100% del personal.

Denuncia ante la Inspección de Trabajo

La central ha denunciado las dificultades que se está encontrando para ejercer su derecho a huelga y que han desembocado en una denuncia ante la Inspección de Trabajo por esquirolaje. Según explica en un comunicado, el grupo textil está utilizando personal de otras contratas para suplir a los trabajadores movilizados en las labores de mantenimiento.

Este fue el último obstáculo, pero antes, el pasado lunes, la Policía local también obligó a retirar las tiendas de campaña y la pequeña carpa con la que los trabajadores se protegían de la lluvia. El Concello de Arteixo se reafirmó en la prohibición de utilizar ese material.

«Parece que a Inditex no le gusta vernos aquí, debe pensar que nuestras reivindicaciones mancha la imagen que quiere vender la empresa de trato ejemplar a los trabajadores”, lamentó Eduardo Caamaño, secretario de CIG Industria en A Coruña.

Para mañana está convocada una nueva protesta frente a la sede de Inditex de las 14 a las 15.30 horas.

Ahora en portada

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y su homólogo en Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, acusan al Ministerio de Sanidad de improvisar las medidas de Semana Santa. EFE/ Salvador Sas

La inesperada guerra por el fin de las mascarillas