Huida hacia adelante de DomusVi: contrató a 2.200 personas el año del Covid pese a hundirse en pérdidas

La compañía cerró 2020 con unos números rojos por valor de casi 44 millones de euros tras haber contratado a más de 2.200 trabajadores entre la crisis que se saldó con la intervención de cuatro residencias en Galicia

Josefina Fernández

La consejera delegada de DomusVi, Josefina Fernández, durante su comparecencia en la comisión de reconstrucción del Parlamento de Galicia

DomusVi pasa balance a un año 2020 marcado por la crisis del Covid-19. El mayor grupo de residencias de España vio cómo su cuenta de resultados se teñía de rojo como consecuencia del golpe de la pandemia. La antigua Geriatros ha pasado de cosechar un beneficio neto de 19 millones de euros en 2019 a dar carpetazo a 2020 con unas pérdidas antes de impuestos de 43,8 millones de euros pese a mantener su cifra de negocio a flote.

En concreto, la compañía que preside Josefina Fernández registró un descenso de su facturación de 619,6 a 618,9 millones de euros, una caída de apenas el 0,1%, pero el incremento de gastos ha dado la vuelta a sus resultados. Y es que, según revela DomusVi en su memoria anual, la firma ha pasado de contar con 22.527 empleados en plantilla al cierre de 2019 a 24.789 (262 más) al término de un 2020 de crisis en sus residencias por el estallido del coronavirus.

Residencias intervenidas por el Covid-19

La empresa de origen gallego -ahora propiedad del fondo británico Intermediate Capital Group (ICG) e Yves Journel– ha cerrado con números rojos un año en el que varias decenas de sus residencias tuvieron que ser intervenidas ante los elevados números de usuarios infectados.

Cuatro de estos centros (Barreiros, Moaña, Outeiro de Rei y Ribadumia) estaban ubicados en Galicia y pasaron a ser gestionados de manera temporal por parte de la Xunta después de que colectivos como Rede (Federación de Familiares de Usuarias de Residencias e da Dependencia) denunciasen «falta de personal» y que “no se respetaban los grupos de convivencia separados”.

Estas polémicas en torno a la gestión de unas residencias en las que se registraron más de 170 muertes por Covid-19 solo en Galicia no se tradujeron, por el contrario, en un mayor número de quejas por parte de los usuarios y sus familias. Y es que, según los datos que la compañía aporta en su memoria anual, las reclamaciones oficiales descendieron desde las 857 presentadas en 2019 hasta las 336 en 2020, una tendencia idéntica a la de las incidencias, que bajaron de 183 a 135.

Foco de críticas en el Parlamento de Galicia

Además, DomusVi también constata una mejora en los indicadores de satisfacción en sus residencias, centros de día o de atención a personas con discapacidad pese a situarse en el ojo del huracán en instituciones como el Parlamento de Galicia. La consejera delegada de la compañía, Josefina Fernández, compareció en el Pazo do Hórreo en el marco de la Comisión para la Reconstrucción. Allí defendió que «el sistema de salud no estuvo a la altura” ante la pandemia y aseguró que a las residencias se les asignó «una responsabilidad que no tienen, no son un hospital, no tienen ni el espacio, ni el personal, ni los equipos”.

La intervención de la consejera delegada de DomusVi fue criticada por la diputada del BNG, Olalla Rodil, que acusó a la firma de hacer «de la vejez un negocio”. También por el diputado del PSdeG, Pablo Arangüena, que aseguró que la compañía tributaba en «paraísos fiscales», un debate en el que el presidente del PP de A Coruña y vicepresidente del parlamento autonómico, Diego Calvo, medió para pedir disculpas a Josefina Fernández «en nombre del Parlamento de Galicia».

DomusVi también da cuenta de la actividad de su comité de ética asistencial y asegura que, tras cumplir 15 años en activo, «se ha consolidado como referente ético» a la hora de «mejorar el proceso asistencial a través de recomendaciones meditadas».

Además, la compañía pone cifra a las inversiones que ha puesto en marcha en España en el año del Covid-19. En concreto, estas ascendieron a 14,8 millones de euros en 2020 con el objetivo de modernizar una red que conforman 143 residencias de mayores, 26 centros de día, 19 centros de atención a la discapacidad, 14 centros y hospitales de salud mental y dos viviendas de servicios en España. Entre todas ellas suman un total de 20.976 plazas, de las cuales 4.806 están en Galicia, una cifra solo superada por las 5.138 de Madrid.