La minera de Varilongo inicia su expansión en plena polémica por los vertidos

Rafaella Resources abre la puerta a pedir los permisos para ampliar la mina de Varilongo tras sus nuevos hallazgos y desembarca en el norte de Portugal con la compra de dos yacimientos de wolframio

Varilongo

La mina de Varilongo que Rafaella Resources quiere reabrir

Rafaella Resources prepara la expansión del yacimiento de wolframio de Varilongo antes de comenzar a operarlo a ritmo de crucero. La compañía australiana ha informado al regulador de la bolsa australiana de sus planes para ampliar la mina ubicada en Santa Comba tras sus nuevos hallazgos.

La firma que capitanea Steven Turner y que en verano de 2019 se hizo con Galicia Tin and Tungsten destaca el potencial de desarrollo en el “área de Carballeira, ubicada un kilómetro al sur de los actuales recursos de la mina a cielo abierto”. Según explica la firma a través de un comunicado, en esta zona ha quedado patente la presencia de “grandes intrusiones de endogranito, incluyendo zonas de mineral diseminado, confirmando el potencial al alza” para una expansión que la compañía ya esbozó como la segunda fase de su plan a finales del año pasado.

La Xunta tiene la última palabra en esta expansión

En concreto, la compañía informó el pasado mes de diciembre de su intención poner en marcha una planta piloto (un hito que ha alcanzado en este trimestre) para apuntarse ya sus primeras ventas en 2021. Su objetivo pasaba por lograr unos ingresos de entre 97 y 158 millones de euros a lo largo de la vida útil de la mina y abría la puerta a una expansión de su huella en Varilongo sobre la que la Xunta tendrá la última palabra.

“Esta solicitud de permisos debe incluir una nueva evaluación de impacto ambiental ya que afecta a un nuevo área. Parte de los trabajos para la evaluación de impacto ambiental y otros proyectos ya han comenzado para acortar el calendario de permisos”, revelaba la firma.

Y es que estas nuevas áreas para llevar a cabo los trabajos de exploración se escaparían de los límites marcados en los permisos inicialmente adjudicados a Grupo Minero Santa Comba, que posteriormente pasaron a manos de Galicia Tin & Tungsten y su matriz, Rafaella Resources.

Desembarco en Portugal

De esta forma, Rafaella Resources dispara sus expectativas sobre la mina de Varilongo mientras se sitúa en el ojo del huracán por sus supuestos vertidos. A esta cuestión se refirió la directora de Augas de Galicia, Teresa Gutiérrez, en la comisión de ordenación territorial del Parlamento de Galicia. Allí aseguró que se encuentra a la espera de los resultados de las analíticas para determinar si procede “un nuevo expediente sancionador” después de que el pasado 11 de noviembre el organismo que capitanea recibiese una alerta del servicio gallego de emergencias.

Rafaella Resources, que prevé ingresar unos 23 millones de euros con las ventas de wolframio y estaño de la mina de Varilongo en 2022, activa así una doble expansión. Y es que a los planes para ampliar su huella en Varilongo se suma su desembarco con otro proyecto minero en el norte de Portugal.

La compañía ha alcanzado un acuerdo con PanEx Resources para la adquisición del 100% de la mina de Borralha y el 90% del proyecto también de wolframio en Vila Verde por un importe cercano a los cuatro millones de euros. Rafaella Resources celebra la escalada del 50% que protagoniza el precio del mineral en los últimos 12 meses y destaca que con estas operaciones refuerza su “posición estratégica en la Península Ibérica”, un área que definen como clave para el suministro de tungsteno (wolframio) a Europa y Estados Unidos.