Wolframio, cobre, coltán… Los minerales tocan a máximos a las puertas del boom minero en Galicia

Los minerales baten récords en el mercado mientras Rafaella Resources ultima la reapertura de la mina de Varilongo y Cobre San Rafael presenta nuevo proyecto para reactivar la de Touro

Varilongo

La mina de Varilongo que Rafaella Resources quiere reabrir

Los mercados alfombran el boom minero en Galicia. Los precios de minerales como el tungsteno (wolframio), el cobre o el tántalo (uno de los dos componentes del coltán) se encaraman hasta máximos históricos mientras la comunidad o bien tramita o bien se prepara para albergar nuevos proyectos para su extracción.

Y es que este repunte en los precios de los minerales se produce en la antesala de que firmas como Rafaella Resourcesreabran la mina de Varilongo (Santa Comba) tras 36 años sin actividad desde que Rumasa la abandonase en 1985. La firma australiana ha instalado su planta piloto y ha iniciado la extracción de wolframio como primera parte de un proyecto que lleva aparejada la inversión de 5,9 millones de euros.

La compañía contemplaba en su hoja de ruta que desveló en diciembre de 2020 que ingresaría unos 97 millones de euros durante toda la vida útil de la mina asumiendo un precio del tungsteno en el entorno de los 240 dólares la tonelada métrica. Esta facturación podría escalar hasta los 158 millones de euros bajo un escenario que calificaban de «optimista».

En concreto, Rafaella Resources arrojaba este cálculo para un precio de 300 dólares la tonelada, una cifra que ahora se queda corta, toda vez que el mineral cotiza en el entorno de los 310 dólares, según el portal Argus Media.

La escalada que vive la cotización del mineral allana el camino para Rafaella Resources, que en su plan inicial preveía ingresar alrededor de 24 millones de euros ya el año que viene con las ventas que realice del wolframio de Varilongo.

Un respiro para la primera mina de coltán en Europa

El wolframio se suma a una tendencia de subida en las materias primas que, entre otras cosas, ha llevado a máximos históricos el precio del gas (con su consiguiente efecto arrastre en el recibo de la luz), pero también al tántalo.

Se trata del mineral que, junto a la columbita, está detrás del coltán (mineral clave para, por ejemplo, los smartphones), y que ahora cotiza en el entorno de los 315 dólares el kilogramo, frente a los 260 dólares que marcaba a finales del año pasado. Esta escalada mejora las perspectivas para Strategic Minerals Spain, que explota en A Penouta (Viana do Bolo) la primera mina de coltán de toda Europa.

La firma se verá beneficiada por esta subida de precios que, previsiblemente, mejorará la rentabilidad de un yacimiento que ha sido tasado «en más de 36 millones de euros” por la sociedad Gloval Valuation, pero que todavía no ha salido de números rojos desde su apertura. En concreto, Strategic Minerals se anotó pérdidas por valor de 4,3 millones de euros en 2019 (último dato disponible en el Registro Mercantil), frente a los 4,2 millones de euros del año anterior.

El cobre toca máximos con Touro a la expectativa

Esta subida de precios en los minerales también se hace notar en el cobre. El mineral cotiza ahora en el entorno de los 4,8 dólares la libra tras protagonizar una escalada del 37% desde comienzos del año. Se encarama así hasta máximos históricos mientras Cobre San Rafael (sociedad controlada por Atalaya Mining y Explotaciones Gallegas) presenta a la Xunta de Galicia su nuevo proyecto para la reapertura de la mina de Touro.

La compañía pretende reactivar este yacimiento de cobre que permanece sin actividad desde el año 1986. Según el informe que la firma ha encargado a una consultora gallega, la reapertura de la mina de Touro tendría un impacto de 2.500 millones de euros en la economía gallega durante todo su ciclo de vida. En este sentido, el yacimiento inyectaría unos 165 millones de euros al Producto Interior Bruto Gallego (PIB) y permitiría la creación de entre 52 y 88 puestos de trabajo directos por cada 1.000 toneladas de cobre que se extraigan.