La minera de Varilongo pierde un millón de euros en la recta final de su reapertura

Rafaella Resources se ha anotado números rojos por valor de 1,4 millones de euros en el último año mientras inicia la actividad en Varilongo a través de su planta piloto

Rafaella Resources

Imagen de la planta piloto de Rafaella Resources en Varilongo (Santa Comba)

La minera de Varilongo tiñe de rojo su cuenta de resultados mientras se prepara para recibir un aluvión de ingresos con la reapertura del histórico yacimiento de Santa Comba. Rafaella Resources ha comunicado al regulador bursátil australiano que sus pérdidas en el último ejercicio fiscal (que cierra en el mes de junio) se situaron en los 1,57 millones de dólares (unos 1,35 millones de euros al cambio actual).

Los números rojos son inferiores a los 2,38 millones de dólares (2,05 millones de euros) que se anotó en el mismo periodo del año anterior tras mantener su facturación en apenas 94.630 euros a la espera de marcar su punto de inflexión.

Y es que la firma se prepara para poner fin a esta sequía de ingresos mediante su reapertura en Varilongo, en donde ya ha arrancado los trabajos de extracción. Según ha revelado la firma a través de un comunicado a la bolsa australiana, esta ya «ha llevado a cabo la primera producción a través de sus operaciones» en la mina subterránea, una tarea para la cual, aclara, cuenta «con todos los permisos».

Varilongo vuelve a la actividad 36 años después

Rafaella Resources ha logrado este hito mediante la planta piloto que ha estrenado en Varilongo. Con ella reactiva un yacimiento que permanecía abandonado desde que Nueva Rumasa cesara su actividad en el ella hace 36 años.

«La exitosa y segura entrega de la planta piloto, trabajando de forma cercana con las autoridades para asegurarnos de que todos los permisos y aprobaciones fuesen obtenidos, es una prueba de las capacidades del equipo en crecimiento que tenemos en la mina y en Madrid», recalca Steven Turner, CEO de Rafaella Resources.

La minera de Varilongo pierde un millón de euros en la recta final de su reapertura
Imagen de las operaciones en el yacimiento subterráneo de Varilongo

«Es el primer paso real para traer la mina de tungsteno (wolframio) y estaño de Santa Comba de vuelta a la actividad 36 años después de que la mina subterránea fuese operada comercialmente por primera vez. Estamos encantados de ser la compañía que lidera este camino, aplicando los más altos estándares de salud, seguridad y medio ambiente, mientras continuamos invirtiendo y apoyado a la región», explica le máximo responsable de Rafaella Resources.

¿Planta piloto y expansión?

La apertura de la planta piloto supone la primera fase en la hoja de ruta de Rafaella Resources, que tiene prevista la inversión de 5,9 millones de euros en el yacimiento para extraer entre 150.000 y 200.000 toneladas anuales de «minerales de grado superior«.

La compañía estima que cosechará unos ingresos por valor de 117 millones de dólares (unos 97 millones de euros) y un ebitda de 47,4 millones de dólares (39,5 millones de euros) a lo largo del próximo lustro. Además, la firma, ha deslizado la posibilidad de solicitar nuevos permisos a las autoridades autonómicas para extender sus trabajos más allá del área actual que ha heredado de los anteriores proyectos mineros en el yacimiento.