La socimi de Castellano desvela el sufrimiento de Hotusa frente al Covid-19

Millenium Hotels perdió 15 millones al año pasado al anotar fuertes deterioros debido a la pandemia, además de aplazar y rebajar los alquileres a Meliá y a la cadena de Amancio López

Amancio López, en el centro, junto a la alcaldesa de Lugo, Lara Álvarez, y el conselleiro Román Rodríguez, durante la inauguración de un hotel de cuatro estrellas de Hotusa en la capital lucense

Amancio López, en el centro, junto a la alcaldesa de Lugo, Lara Álvarez, y el conselleiro Román Rodríguez, durante la inauguración de un hotel de cuatro estrellas de Hotusa en la capital lucense

Millenium Hotels, la socimi participada por el ex de Inditex y Novagalicia José María Castellano, cerró su último ejercicio con 15 millones en pérdidas tras anotarse fuertes deterioros en sus inversiones hoteleras debido a la pandemia. Enfocada en la compra de activos hoteleros, además de campos de golf que también hubo de cerrar por el coronavirus, la sociedad cuenta con una decena de establecimientos, aunque solo tres están en explotación, mientras que en el resto se están desarrollando remodelaciones previas a su salida al mercado.

Entre los campos de golf y los hoteles que arrenda a Meliá y a Eurostars, la principal marca del grupo Hotusa de Amancio López, superó los ocho millones de ingresos, casi el doble que en el año anterior, mientras que el ebitda fue positivo por valor de 838.000 euros, frente al resultado negativo de 2,2 millones de 2019.

El crecimiento de la socimi no pudo evitar las pérdidas millonarias debido a dos factores. El fundamental fue una corrección de 14,2 millones en el valor de los activos tras una tasación independiente; la otra, un deterioro de medio millón de euros en las cuentas a cobrar en el hotel Vía Castellana, un cuatro estrellas arrendado por Hotusa.

Impacto «excepcional» en Hotusa

Millenium explica que durante la pandemia y debido a los cierres y al impacto de las restricciones en el turismo, accedió a renegociar los contratos con Meliá y la cadena de Amancio López para incluir aplazamientos y bonificaciones en los alquileres a cambio de alargar el periodo de vigencia de los mismos. Por ejemplo, el Hotel Eurostar Lucentum, cuyo contrato vencía el año pasado, se renovó por diez años más; mientras que el Vía Castellana se prolongó desde febrero hasta diciembre de 2024.

La socimi advierte que la pandemia tuvo un impacto “excepcional” sobre el grupo de Amancio López. De hecho, llegó a dotar una provisión de 1,18 millones por los saldos pendientes de cobrar del hotel madrileño de Eurostars. “Dado que con fecha 25 de noviembre de 2020 se llegó finalmente a un acuerdo con este arrendatario, regulando las rentas del ejercicio 2020 y parte de las del ejercicio 2021, se procedió a revertir parte de dicha provisión y a aplicar un importe de 503 miles de euros. Sin embargo, con posterioridad a dicho acuerdo, todos los arrendatarios de los hoteles operativos se encuentran al corriente de pagos”, explica Millenium en su informe anual.

Ante esta situación, la sociedad de inversión firmó con Caixabank una novación del contrato de arrendamiento financiero inmobiliario sobre el Hotel Vía Castellana, introduciendo un período carencia de 12 meses de amortización de capital.

Millenium tiene como accionista mayoritario a la familia Isidro Rincón, antiguos propietarios de Europac. José María Castellano controla un 8,22% del capital a través de Alazady. Fue el único accionista de referencia que elevó su participación durante la pandemia, pues contaba con un 5,6% a cierre de 2019.