Llegan los desahucios a Marineda City por el Covid-19

Los jueces dan por dos veces la razón a Merlin Properties, que demandó a un inquilino por impago de la renta y que, previamente, no había aceptado la condonación del alquiler planteada por el centro comercial en pleno confinamiento

Centro comercial Marineda City en A Coruña / Wikipedia

Centro comercial Marineda City en A Coruña / Wikipedia

Todo llega, hasta los desahucios, a Marineda City. El gran centro comercial de Galicia y uno de los mayores de España ha tenido que recurrir a la justicia, que por dos veces le ha dado la razón, para sacarse de encima a un inquilino que no aceptó las condonaciones y rebajas planteadas por la compañía tras el decreto del estado de alarma, en marzo del año pasado, cuando toda España se confinó y el centro comercial permaneció cerrado. La intención de los gestores de Marineda City con las condonaciones era la de hacer más llevadero el obligado cierre temporal, pero un inquilino, OTS Gestión de Tiendas Deportivas SL, ni aceptó esa oferta ni siguió pagando el alquiler. Y acabó ante el juez. 

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de A Coruña acaba de dar la razón a Merlin Retail SLU, que fue la sociedad que primero acudió al juzgado planteando el desahucio por el impago de rentas de OTS Gestión de Tiendas Deportivas. Lo hizo en noviembre del año pasado, y logró que el titular del Juzgado de Instrucción número cuatro de A Coruña condenase al inquilino a “abandonar y dejar libre los locales arrendados a disposición de la parte actora dentro del plazo legal, y con apercibimiento de lanzamiento”. También condenó a la empresa a que abonase a Merlin unos 50.765 euros, que era la cantidad adeudada hasta noviembre. 

Condonación del alquiler rechazada 

En octubre de 2016 Merlin Retail había arrendado a OTS Gestión de Tiendas Deportivas dos espacios en el centro comercial. Todo iba bien hasta la llegada de la pandemia. A raíz de la declaración del estado de alarma, en marzo del año pasado, se suspendió la atención al público en Marineda City, que cerró sus puertas. 

Fue entonces cuando Merlin Retail ofreció a sus arrendatarios optar a una condonación voluntaria de la renta de 100% los meses de abril y mayo, del 60% en junio, 50% en julio y agosto, 40% en septiembre y octubre, 20% en noviembre y 10% en diciembre. OTS Gestión de Tiendas Deportivas, la inquilina, no aceptó la propuesta. Y decidió dejar de pagar el alquiler. Y ahí comenzó el lío.

Perseguía la rebaja de la renta 

En julio, según recogen los fundamentos jurídicos de la reciente sentencia, a la que ha tenido acceso Economía Digital Galicia, Merlin Retail demanda al inquilino para recuperar la posesión del inmueble arrendado por impago de rentas. OTS Gestión de Tiendas Deportivas mostró oposición a la demanda alegando la existencia de una cuestión compleja, lo que alargaría el proceso judicial. Finalmente, solicitó que se declarase la suspensión del contrato y, subsidiariamente, que se procediera “al reequilibrio de las prestaciones contractuales mediante una disminución del importe de las rentas a abonar”. Es decir, que le rebajase el alquiler. El juez no le dio la razón al inquilino, que acabó recurriendo a la Audiencia Provincial.  

“Razonable y generosa oferta” 

Los magistrados de la Audiencia Provincial de A Coruña, que dan la razón de nuevo a Merlin Retail, consideran que “hizo un ofrecimiento de condonación parcial, más o menos generoso, que no tiene obligación legal de hacer. Y el arrendatario puede aceptar o no. Pero OTS Gestión de Tiendas Deportivas no puede imponer una negociación, y menos en los términos que pretende. No puede obligar a la otra parte a negociar”. 

Y la sentencia recurrida por la empresa de deportes “lo que hace es resaltar el hecho de que OTS Gestión de Tiendas Deportivas no aceptase la oferta de Merlin Retail, en cuanto impresiona que contiene una razonable y generosa oferta de moderación de la renta”, explican los magistrados. La sentencia también recuerda que, transcurrido un año y en ese momento, “el arrendatario sigue ocupando los locales, sigue teniendo allí mercancía, sigue valiéndose de ellos, y el arrendador tiene paralizada también una inversión”.