Mercadona: mejor regalar las lechugas que venderlas al precio que pide Juan Roig

Un grupo de agricultores regalan lechugas en el casco histórico de Santiago para denunciar los bajos precios que pagan cadenas como Mercadona

Un grupo de agricultores regala lechugas en la Praza do Toural de Santiago / E.P.

Un grupo de agricultores regala lechugas en la Praza do Toural de Santiago / E.P.

Un grupo de agricultores ha desplegado una mesa en la Praza do Toural de Santiago, ha dispuesto ordenadamente cajas de madera colmadas de lechugas y ha comenzado a regalarlas a los viandantes. Cuando los transeúntes preguntaban, reivindicaban que quieren “promocionar la huerta local” y que no es sostenible que se utilicen sus productos como reclamo en los supermercados.

La acción reivindicativa la organizó Unións Agrarias para denunciar el bajo precio que paga la distribución por las lechugas, por ejemplo, Mercadona. El responsable de coordinación sectorial de UUAA, Félix Porto, ha apuntado que buscan «sensibilizar» a las compañías que usan como producto reclamo las lechugas. Subraya que producir una cuesta sobre 20 céntimos por unidad y que la gran distribución está pagando «apenas 25 céntimos» a los productores.

Acusa a Mercadona y Gadis de estas prácticas, si bien añade que, «a día de hoy, comenzaron a subir el precio de venta pública». También pide a la distribución que haya un etiquetado que «diferencie claramente» a los productos que se producen en el país de los que vienen de países como Portugal, Bélgica y Marruecos, pues «no es la misma calidad».

Porto indica que este sector aglutina alrededor de un millar de productores en Galicia, pero no existen datos actualizados ni un observatorio para conocer los costes de producción. De tal forma, demanda a la Xunta que actúe para que se cumpla la ley de cadena alimentaria, pues «no se puede pagar a un productor por debajo de los costes de producción».

Igualmente, se busca la «sensibilización» de la opinión pública sobre la diferencia entre un producto fresco y uno cultivado lejos, que «no se corta en el mismo día, ni se produce con los mismos niveles de calidad».

También lamenta que la «presión» de la gran distribución provoca que sea «difícil» encontrar a productores de huerta que se atrevan a denunciar esta situación. Por ello, Unións Agrarias solicita una reunión con la distribución para evitar que sigan las «prácticas abusivas».