Navantia da un vuelco a la cúpula de Ferrol en plena crisis de contratos

La empresa pública nombra a nuevos responsables de Diversificación y Producción en Ferrol un mes y medio después de haber puesto a Eduardo Barro al frente de los astilleros de la ría

Navantia-Ferrol

Imagen de archivo de la entrada a Navantia-Ferrol

Navantia da el enésimo vuelco a las cúpulas de sus astilleros. El comité de dirección de la empresa pública mueve ficha un mes y medio después de haber nombrado a Eduardo Barro como máximo responsable de los astilleros de la Ría de Ferrol.

En concreto, Raúl Rico, que hasta ahora ejercía de responsable de Diversificación y llevaba las riendas del astillero de Fene, pasa a tomar el control de la dirección de Producción. Su puesto en Diversificación pasa a ser ocupado por el hasta ahora jefe de programa de los buques de aprovisionamiento para Australia, Manuel Bermúdez de Castro.

De las fragatas a la eólica marina

También en clave gallega, José Antonio Cabanas se sitúa al frente del programa de las F-110, mientras Francisco Pena hace lo propio con los buques para Australia (que encaran su fase final). Carla Chawla es la responsable del proyecto de eólica marina en Saint Brieuc y Carlos Pascual ejerce la misma función al frente del proyecto Kincardine, en el que Navantia y la asturiana Windar trabajan para el macroparque eólico que Iberdrola construirá en la costa británica.

Los cambios en Navantia, que también se extienden a los astilleros de la Bahía de Cádiz, se producen en un momento en el que Ferrol encara los últimos coletazos de su último gran contrato (el del segundo buque logístico para Australia) a la espera de iniciar la primera de las cinco fragatas F-110 a partir de mediados del año que viene. Hasta que no arranque este último proyecto, el astillero se asoma a una sequía de contratos que, según fuentes sindicales, se llevará por delante unos 2.000 empleos en empresas auxiliares.