Navantia: el Gobierno promete las fragatas en 2022 y 1.000 empleos con eólica marina

La ministra de Hacienda sitúa en principios de 2022 el inicio de la construcción de las fragatas, el contrato clave para Navantia en Ferrol

Windar, Iberdrola y Navantia firman un convenio para que os astilleros públicos suministren cimentaciones de parques eólicos / Xunta

Windar, Iberdrola y Navantia firman un convenio para que os astilleros públicos suministren cimentaciones de parques eólicos / Xunta

El Gobierno prevé que los astilleros de Navantia en Ferrol comiencen la construcción de las fragatas F-110 a principios de 2022. Esa es la estimación que hizo la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante la firma de un acuerdo con Iberdrola y Windar para que Fene fabrique cimentaciones de parques de eólica marina.

El acuerdo, valorado en 400 millones, es una de las pocas buenas noticias que ha llegado a Ferrol en los últimos años, pues el contrato clave para el futuro de los astilleros, las fragatas de Defensa, no estuvo acompañado de un buque de transición que permitiera mantener este año los niveles de actividad.

La eólica marina como solución a la falta de barcos

La ministra de Hacienda, en todo caso, aseguró que la fabricación y suministro a Iberdrola y Windar permitirán generar 1.000 empleos en la ría, en un proyecto «muy importante no solo para Galicia, sino también para el conjunto de España» porque permitirá a la factoría fenesa «convertirse en una referencia internacional en el área de la energía eólica marina y de la transición hacia la producción de energías más limpias».

Montero subrayó que con este acuerdo se «consolida de forma definitiva esa especialización en el ámbito de las economías emergentes y azules» que, además, posibilitará la creación de «empleo de calidad no deslocalizable».

El convenio conlleva la puesta en marcha por parte de Navantia y Windar de una fábrica de monopiles XXL en terrenos del propio astillero.

7.000 empleos a la espera de las fragatas

Montero valora el «trabajo de adaptación que Navantia viene haciendo en los últimos años» a través de la «diversificación de sus líneas de negocio», como es este convenio para Fene, que se complementará con el que se ejecutará de las F-110 en el otro astillero público de la ría, el de Ferrol.

De tal forma, las fragatas generarán «unos 7.000 empleos entre directos y la industria auxiliar» en la comarca de Ferrolterra.

La ministra de Hacienda resalta que la «intención» del Gobierno es que la primera unidad comience a fabricarse «a principios del año que viene». Por ello, ha enviado a los sindicatos un «mensaje de tranquilidad en el sentido de que la carga de trabajo está garantizada», pese a que en estos momentos las gradas en nueva construcción están vacías en la factoría ferrolana.

Explica que en «estos meses» se «están realizando los trabajos de adecuación del astillero» para la ejecución de ese programa militar.