Novavax, la socia de Zendal, la única farmacéutica del Covid que aún no se ha hecho de oro

Mientras que Moderna cerró el primer semestre del año con unos beneficios de casi 3.400 millones, los analistas creen que Novavax no saldrá de números rojos hasta el año que viene

Una sanitaria vacuna a una hombre en el Instituto Ferial de Vigo (Ifevi), en Pontevedra, Galicia (España), a 13 de marzo de 2021

Una sanitaria vacuna a una hombre en el Instituto Ferial de Vigo (Ifevi), en Pontevedra.

De entre las principales farmacéuticas internacionales que producen vacunas contra el Covid, Novavax, la compañía americana que el año pasado firmó un acuerdo de producción con el grupo gallego Zendal, todavía no ha sido capaz de trasformar su antídoto contra el virus en oro. La firma presentó este jueves sus resultados semestrales, que arrojan unos números rojos de 488 millones de euros (575 millones de dólares). Los analistas sostienen que este año, los de Maryland aún no serán capaces de ganar dinero, ya que conseguirá el ok de las grandes reguladoras de medicamentos hacia final de año.

Aunque en el mercado prevén que la compañía cierre un 2022 con unos beneficios que podrían sobrepasar los 2.600 millones de dólares, la previsión es que acabe el ejercicio en curso con unos números rojos por encima de los 600 millones de dólares. Le ocurre lo contrario que a sus competidoras en la lucha contra el coronavirus. Para muestra, un botón: Pfizer, AstraZeneca, Moderna y Johnson&Johnson, la matriz de Janssen, consiguieron un beneficio neto de 24.522 millones de euros en el primer semestre del año, lo que supone un aumento del 66% con respecto al mismo periodo de 2020, el año del estallido de la pandemia.

Moderna y Novavax, la explosión de dos ‘chicharros’

Lo cierto es que Pfizer, AstraZeneca y Jonhson&Jonhson ya eran gigantes farmacéuticos antes del estallido de la pandemia, pero tanto Moderna como Novavax, que cotizan en el Nasdaq americano, eran lo que en el argot se conoce como chicharros, dos compañías pequeñas, de gran volatilidad y con resultados ajustados. La primera, con sede en Massachusetts, anunció en mayo que había cerrado su primer trimestre con resultados millonarios. Y parece que no se apea.

“Hace doce meses, en el primer trimestre de 2020, Moderna nunca había realizado un estudio clínico de fase 3, nunca obtuvo un producto autorizado por el regulador y nunca hizo 100 millones de dosis en un solo trimestre, ni siquiera 10 millones… ni siquiera un millón de dosis”, dijo entonces su CEO, Stéphane Bancel.

Moderna
Imagen de la sede de Moderna, compañía que lanzó la segunda vacuna que se comercializa en Europa contra el Covid-19

Moderna: 3.400 millones de ganancias

Este jueves, Moderna presentó resultados correspondientes al primer semestre del año. Hasta junio, la firma ganó unos 3.377 millones gracias a las ventas de su vacuna, por las que ingresó 4.980 millones. Los americanos, que venían de perder 203 millones en el mismo periodo de 2020, facturaron en conjunto 5.310 millones de euros con la venta de 302 millones de dosis de su vacuna.

La farmacéutica elevó sus previsiones de venta de la vacuna para este año hasta los 16.900 millones de euros. Prevé entregar entre 800 y 1.000 millones de dosis del suero, el cual demostró una eficacia del 93% en los seis meses posteriores a la segunda inyección.

La ‘suerte’ de Novavax

El Covid también cambió la suerte de Novavax, la compañía que alcanzó un acuerdo hace un año para que Biofabri, la filial de la gallega Zendal, produzca el antígeno de su vacuna contra el Covid para el mercado comunitario europeo. El pasado marzo, un artículo del Financial Times recordaba que, menos de un año antes de la irrupción de la pandemia, la farmacéutica se enfrentaba a la exclusión de la lista de valores del Nasdaq. El artículo explicaba que la compañía había invertido millones de dólares en investigación y desarrollo de vacunas y, sin embargo, “en 33 años, se acercaba a la mediana edad sin una sola inyección aprobada”.

Sede de Novavax en Belward Campus
Sede de Novavax en Belward Campus

Los buenos resultados cosechados por su vacuna contra el Covid han disparado su cotización desde el pasado año. Sin embargo, a pesar de eso, Novavax aún no ha sido capaz de lograr beneficios, algo que se debe a que, por el momento, su vacuna aún no se está comercializando. Los ejecutivos de la compañía prevén que comience a hacerlo a final de año en Europa y Estados Unidos.

En su conferencia de resultados semestrales indicaron que su previsión es la de “completar la presentación regulatoria ante la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios del Reino Unido en el tercer trimestre de 2021”. En las semanas posteriores completarán “presentaciones regulatorias adicionales en otros mercados», entre ellos la UE a través Agencia Europea de Medicamentos (EMA). Será el cuarto trimestre del año cuando hagan lo propio con la FDA, el regulador de medicamentos americano.

No obstante, el despegue de su vacuna podría producirse antes en Asia. Novavax y su socio, el Serum Institute of India, han adelantado ya la presentación a las agencias reguladoras de India, Indonesia y Filipinas de la petición de uso de emergencia de su vacuna de nanopartículas recombinantes.

Aunque el mercado penalizó en meses pasados los retrasos de Novavax debido a problemas con el suministro de materias primas, en esta ocasión, las previsiones cogen a pocos por sorpresa. Esta semana, a Comisión Europea aprobó un acuerdo de compra avanzada con la farmacéutica para adquirir 100 millones de dosis de la vacuna con opción de recibir otros 100 millones más. Bruselas indicó en un comunicado que, con el contrato, será posible acceder a una potencial vacuna contra el Covid en el cuarto trimestre de 2021 y en 2022.

Las pérdidas se disparan (por ahora)

Precisamente por este hecho, Novavax aún no ha logrado beneficios. Al contrario, sus números rojos se disparan debido al fuerte gasto en producción e investigación. La compañía cerró el primer semestre de 2021 con unas pérdidas de 575 millones de dólares, 488 millones de euros, frente a los números rojos de 43,3 millones acuñados hace un año. No obstante, los ingresos se elevaron hasta los 745 millones frente a los 38,9 del periodo anterior.

Así, si bien es cierto que, probablemente, Novavax no explote hasta el año próximo, sus perspectivas son buenas. En principio porque ha alejado la duda de los problemas de abastecimiento de materias primas para sus vacunas. Lo dejó claro en la presentación de resultados su CEO, Stanley Erck. “Aumentamos el alcance global de nuestra vacuna candidata cerrando acuerdos de compra avanzada con Gavi (la alianza global por la vacunación) por 1.100 millones de dosis y con la Comisión Europea por hasta 200 millones de dosis. En el frente de fabricación, continuamos trabajando en estrecha colaboración con nuestros socios globales para avanzar hacia nuestra capacidad de fabricación anticipada”, dijo, en referencia, entre otros de sus socios productores, a Zendal.

“Hemos logrado un progreso significativo durante el trimestre para preparar nuestra cadena de suministro global. Y, hoy, reafirmamos que estamos en camino de lograr una capacidad mensual de 100 millones de dosis al final del tercer trimestre y de 150 millones de dosis al final del cuarto trimestre”, indicó.