Sandra Ortega coloca a su nuevo hombre de confianza en la ruinosa Room Mate

La hija de Amancio Ortega designa a José Antonio Fresnedo, un directivo de la casa que está asumiendo las funciones de José Leyte, para representar a Rosp Corunna en la cadena hotelera de Kike Sarasola

Sandra Ortega coloca a su nuevo hombre de confianza en la ruinosa Room Mate

Pharma Mar sí, Room Mate no. Sandra Ortega ha decidido designar a uno de los directivos de Rosp Corunna para representarla en el consejo de la cadena hotelera de Kike Sarasola, a diferencia de lo que hizo con la biotecnológica de José María Fernández de Sousa, donde ella misma se sentará en el órgano de administración.

José Antonio Fresnedo relevará en Room Mate a José Leyte, el que fuera durante décadas el hombre de confianza de Rosalía Mera y, posteriormente, de su hija, hasta su cese el año pasado, adelantado en exclusiva por este medio.

Con excepción de Pharma Mar, Fresnedo está asumiendo los galones que tenía Leyte en el grupo. El paso más significativo fue su nombramiento como apoderado en la sociedad cabecera del holding, Rosp Corunna.

Sandra Ortega coloca a su nuevo hombre de confianza en la ruinosa Room Mate
Sandra Ortega

Aunque el ascenso es reciente, su trayectoria en el grupo viene de años atrás, pues formó tándem con el propio Leyte desde hace casi una década. Ahora, asume la representación de Rosp Corunna en la hotelera, en la que Sandra Ortega controla el 30% del capital.

Room Mate, de los números rojos al Covid

Room Mate es una patata caliente dentro de las finanzas de la mujer más acaudalada de España. El año pasado, la hija de los cofundadores de Inditex renovó su apoyo a la cadena con un préstamo de 6,5 millones, que elevaron la deuda de la empresa con Rosp Corunna por encima de los 26 millones.

Junto a la banca, ha sido la gran financiadora de la expansión de Room Mate, una cadena prometedora y con buenos márgenes, según fuentes del sector, pero que hasta ahora muestra unos números ruinosos. De hecho, lleva desde 2015 cerrando ejercicios con patrimonio neto negativo, lo que se conoce como en quiebra técnica.

En 2019, la compañía presentaba un agujero patrimonial de 50 millones tras acabar el curso con números rojos de 10 millones de euros. La irrupción del Covid-19 y las restricciones a la movilidad no ayudaron a reflotar los números de la cadena, que aplicó ERTEs en España y medidas similares en Francia, Italia, Turquía y Estados Unidos.

Room Mate saltó a los medios durante la pandemia por alojar a la presidenta de la comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, durante su confinamiento, y también porque se volcó ofreciendo sus hoteles para ayudar al personal sanitario que luchaba contra el coronavirus.