Bruselas aplica un nuevo recorte a la cuota de la merluza y el gallo

Los ministros de Pesca de la UE acuerdan una bajada del 5% en las capturas de merluza en aguas ibéricas y firman una tregua de tres meses con Reino Unido

Los ministros de Pesca de la Unión Europea actualizan las cuotas de pesca de cara al año 2021. Los representantes de los Gobiernos del bloque comunitario han pactado recortar en un 5% las capturas de merluza de aguas ibéricas que faena, entre otras, al flota gallega, y reducir un 7,5% de los días de actividad la flota de arrastre que faena en el Mediterráneo Occidental.

«Las negociaciones han sido largas y complicadas pero puedo calificar el acuerdo alcanzado como un buen acuerdo sobre las posibilidades de pesca para la flota española en el año 2021«, ha asegurado en una rueda de prensa el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, en referencia a las 22 horas de reunión hasta alcanzar un acuerdo.

Según el ministro, el pacto alcanzado por los Veintisiete es «satisfactorio» porque consigue un equilibrio que es «imperfecto» pero que combina la sostenibilidad de los recursos pesqueros con el mantenimiento de la rentabilidad económica de la flota comunitaria.

Así se reparten las nuevas cuotas

España llegaba a la cita con el objetivo de mantener la cuota merluza del Cantábrico y Golfo de Cádiz, un stock de especial interés para la flota española y para el que la Comisión Europea había planteado una disminución del 12,8%. Finalmente la reducción se ha quedado en un 5% y los pesqueros españoles podrán capturar 5.321 toneladas, un resultado que Planas ha tildado como «muy satisfactorio».

La delegación española también concentró sus esfuerzos en aliviar el recorte planteado para el lenguado de caladero nacional, que de un tijeretazo inicial del 42% pasa finalmente a una reducción del 20%, de modo que los buques españoles tienen asignadas 231 toneladas. Las capturas de gallo en aguas ibéricas también descenderán en 2021, en este caso un 11% para dejar la cuota disponible para España en las 1.912 toneladas, mientras que las de rape en caladero nacional caen un 13%, hasta las 2.900 toneladas.

La única población que incrementa las capturas para el próximo año es el jurel del Golfo de Cádiz, que ve crecer su nivel máximo de capturas un 5% (hasta las 31.834 toneladas para embarcaciones con pabellón español).

La pesquería de cigala del Cantábrico seguirá cerrada otro año más (quinto año consecutivo) e incluso se reduce a 2,4 toneladas la pesca permitida para investigación científica. También caen las posibilidades de pesca de esta especie en el Golfo de Cádiz, un 15% hasta las 94 toneladas.

A vueltas con el brexit

Las negociaciones han contado este año con la dificultad añadida de que Bruselas y Londres todavía no han sido capaces de sellar un pacto sobre su relación a partir del 1 de enero, lo que dejaba en el aire el reparto de 119 poblaciones de gestión compartida.

Finalmente, los Veintisiete han aceptado la propuesta de la Comisión Europea para establecer con carácter provisional un periodo de transición de tres meses para estos stocks en el que se prorrogan las posibilidades de pesca de este año y se podrá capturar al menos 25% de esa cifra. Este porcentaje se eleva hasta el 65% para poblaciones como la caballa, la bacaladilla o el jurel, algo que reclamaba España.

Así, por ejemplo, la flota española podrá capturar en el Golfo de Vizcaya unas 3.250 toneladas de merluza, 248 toneladas de gallo o 343 toneladas de jurel, mientras que en aguas del Gran Sol podrá capturar 1.405 toneladas de gallo, 4.667 toneladas de merluza o 324 toneladas de rape. Este acuerdo da «estabilidad» a la flota comunitaria y española frente a la incertidumbre que suponen las negociaciones del Brexit, ha afirmado Planas. En todo caso, si finalmente hay acuerdo, estas cifras se modificarán para incluir lo pactado entre Bruselas y Londres.