En Galicia hay más de 11 millones de fincas rústicas, cuatro por habitante

Además de las fincas del rural, en un importante número abandonadas, hay unas 600.000 parcelas urbanas que están sin edificar, el 37% de las existentes

Plantación de patatas en A Limia / Xunta

Plantación de patatas en A Limia / Xunta

Más de 11 millones de fincas y 1,7 millones de titulares configuran la estructura de la propiedad en el rural gallego, caracterizado por las parcelas de pequeño tamaño que han sido referenciadas hasta la saciedad en estudios de todo pelaje como uno de los lastres para un desarrollo económico óptimo, ya sea en el sector agrícola y ganadero o en el forestal.

Un estudio realizado por la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegein) coloca a la provincia de Ourense a la cabeza en número de parcelas, con más de 3,6 millones, lo que equivaldría a 12 fincas por habitante teniendo en cuenta el dato de población del INE a cierre de 2020, 306.650 personas. El número de propietarios, sin embargo, es superior a esta cifra, según recoge el mismo informe. Hay 405.794, lo que supone que cada titular tiene, de media, nueve fincas.

En Galicia hay más de 11 millones de fincas rústicas, cuatro por habitante

“La emigración de una importante parte de la población gallega en las últimas décadas y el envejecimiento están dejando un reguero de cientos de miles de parcelas rústicas vacías. Un despropósito y una auténtica barbaridad contra el territorio y contra nuestro futuro”, señala la patronal inmobiliaria en su estudio.

Hay que tener en cuenta que un importante número de estas fincas están abandonadas, sin que los vecinos conozcan al dueño o el propietario sea capaz de ubicarlas.  Así lo reconoce la propia Fegein en el documento: “Nuestros hijos, y los que ya tengan nietos, ni siquiera saben de la existencia de muchas de ellas y por supuesto ni saben ubicarlas, con lo cual su abandono es total. Las tierras quedan abandonadas y los montes de menos de 30 hectáreas no tienen sentido, ni son rentables”.

Aunque el caso de Ourense es llamativo, no lo es menos en el resto de provincias. En A Coruña hay 2,7 millones de parcelas rústicas y 532.303 propietarios. Tocan, de media, a cinco parcelas por cabeza. En Lugo hay 2,3 millones de fincas y 304.354 propietarios, una media de más de siete por titular. En Pontevedra son 2,4 millones las parcelas rústicas, repartidas entre 504.583 propietarios, casi cinco por cada uno.

Fegein apuesta por combatir el abandono y la estructura de la propiedad minifundista con fiscalidad y con información. “Debemos saber qué tipos de suelo hay en el rural y sus usos. Y bajo mi criterio la línea fiscal es muy importante para combatir la magnitud de este problema, por lo que introducir y legislar bonificaciones y deducciones en impuestos y subvenciones a la contratación y en las cuotas a la Seguridad Social para quienes desarrollen su actividad y tengan su residencia habitual en zonas de prioridad demográfica, así como también bonificaciones y deducciones en el IRPF para los residentes en el medio rural, es básico en la lucha contra el despoblamiento y un paso acertado”, señala Benito Iglesias, presidente de Fegein.

Parcelas urbanas

Además del catálogo de fincas rústicas, el informe de Fegein incluye también 1,6 millones de parcelas urbanas registradas en la comunidad, con más de medio millón en las provincias de A Coruña y Pontevedra, 336.000 en Ourense y 266.000 en Lugo.

De estas, el 37% está sin edificar. En concreto, hay 212.000 en A Coruña, 70.000 en Lugo, 102.000 en Ourense y 215.000 en Pontevedra.