El compromiso tecnológico

La presencia difusa de lo tecnológico y lo digital en el Atlas Galego da Empresa Comprometida nos sirve para reflexionar al respecto del papel de la digitalización en el proceso de transformación que vive la empresa en el mundo.

El teletrabajo y el uso de herramientas digitales se ha acelerado por la pandemia / Zoom

El teletrabajo y el uso de herramientas digitales se ha acelerado por la pandemia / Zoom

En Marzo 2021, el World Business Council for Sustainable Development lanzó el informe “Vision 2050: Time to Transform” cuyo subtítulo es, atención: “How business can lead the transformations the world needs”. Es decir, un organismo de difusión global señala a las empresas como parte crítica en la metamorfosis que el mundo requiere para hacer frente a los grandes desafíos que amenazan su supervivencia. El documento describe los caminos de transformación y las acciones empresariales esenciales que deberán impulsar el progreso económico y social en las próximas décadas de modo que en 2050, 9.000 millones de personas puedan vivir en condiciones dignas dentro de los límites del planeta. Estos son los nueve senderos que señala el WBCSD:

Energía: Un sistema de energía sostenible que proporcione energía asequible para todos y con cero neto en emisiones de carbono.

Movilidad: Transporte eficiente, limpio, accesible y seguro para personas y bienes.

Espacios: Espacios para vivir saludables e inclusivos y que se desarrollen en armonía con la naturaleza.

Materiales: Uso de los recursos optimizado para satisfacer las necesidades de la sociedad al tiempo que se facilita la regeneración de los sistemas que proporcionan esos recursos.

Conectividad: Conectividad responsable que acerque a las personas, aumente la transparencia y eficiencia, e impulse el acceso a las oportunidades.

Bienestar: El máximo estándar alcanzable de salud y bienestar para todos.

Agua: Ecosistemas acuáticos prósperos que apoyen el acceso a comida, energía y salud pública para todos.

Alimentos: Un sistema alimentario regenerativo y equitativo que produzca alimentos saludables, seguros y nutritivos para todos.

El Atlas de ED representa una respuesta pragmática y concienzuda mucho más allá de lo que supone el concepto ya superado de la RSC

El Atlas Galego da Empresa Comprometida 2021 se inspira en los principios que marca el WBCSD, alineados estos a su vez, como no podía ser de otra forma, con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. El AGEC representa un mecanismo para verificar el compromiso real de las empresas gallegas con ese cambio total de paradigma y supone, por tanto, una respuesta pragmática y concienzuda mucho más allá de lo que supone el concepto ya superado de la RSC.

Peter Bakker, presidente del WBCSD, insiste en sus apariciones públicas en la necesidad de reprogramar el capitalismo de modo que las empresas se conviertan en agentes activos del cambio medioambiental y social que el planeta requiere. Y para ello, habla precisamente del compromiso imprescindible de las empresas mediante planes concretos de acción para lograr objetivos efectivos en un período dado de tiempo. Un objetivo podría ser, por ejemplo, la descarbonización de sus procesos productivos en 2030.

De nuevo, la filosofía del Atlas Galego da Empresa Comprometida coincide absolutamente con ese planteamiento. La herramienta diseñada y desarrollada por Economía Digital Galicia incide en las grandes fuerzas que deben reformular la relación entre empresa y sociedad (medioambiente, recursos autóctonos, empleo de calidad, igualdad…) -ampliamente explicadas en el propio documento– y establece métricas específicas de cumplimiento.

Tecnología y digitalización deben considerarse herramientas, es decir, medios para conseguir un fin

Llegados a este punto, alguien puede preguntarse por cuál debería ser el papel de la tecnología y la digitalización en el Atlas. Tecnología y digitalización deben considerarse herramientas, es decir, medios para conseguir un fin. Una empresa no estará comprometida con la tecnología sino con el uso de la tecnología para el control de sus emisiones de CO2, por ejemplo. Una empresa tampoco estará comprometida con la digitalización sino con el recurso a la digitalización para facilitar la conciliación de la vida laboral y personal. A través de esa intencionalidad finalista es cómo integramos la tecnología en el Atlas. De hecho, la solución digital que implica el teletrabajo fue uno de los aspectos destacados con mayor énfasis en la divulgación de resultados.

¿Es acaso la aplicación de soluciones digitales a cualquier segmento de clientes por parte del sistema financiero una práctica que se debería premiar?

Me viene a la cabeza Amazon Go, la red de supermercados sin personal de Amazon que pronto llegará a España. ¿Debería primar el Atlas una iniciativa como Amazon Go por implicar un uso preponderante de las tecnologías digitales? ¿O debería por el contrario sancionar el efecto pernicioso que un modelo así tendría sobre colectivos de consumidores menos próximos a este tipo de fórmulas? Ahí tenemos las movilizaciones del colectivo de mayor edad en protesta por la imposición de servicios tecnológicos en su relación con la banca. ¿Es acaso la aplicación de soluciones digitales a cualquier segmento de clientes por parte del sistema financiero una práctica que se debería premiar? Por poner un último ejemplo cercano: la empresa gallega de alojamiento web Dinahosting ha alcanzado un notable éxito debido, en buena parte, a su atención personalizada al cliente. ¿Debería penalizarse que Dinahosting no utilice masivamente call centers robotizados en las relaciones con sus clientes como hacen otras muchas empresas del sector? Yo no lo creo.

Las próximas ediciones del Atlas Galego da Empresa Comprometida procurarán mejorar la cobertura de sus variables y, por supuesto, deberán actualizar sus categorías e índices de acuerdo a la evolución de las necesidades de la economía y de la sociedad en su conjunto. En esa evolución, la tecnología y lo digital tendrán un papel cada vez más relevante, sin duda, pero este siempre deberá estar condicionado al propósito final al cuál se dirigen.