Un futuro tecnológico de rostro humano

El Covid nos deja un paradigma: somos más que nunca conscientes de nuestra fragilidad como especie y de la vulnerabilidad de los ecosistemas y las formas de vida que creamos, por lo que tendremos que cruzar ciencia, tecnología y sostenibilidad para prevalecer

El teletrabajo y el uso de herramientas digitales se ha acelerado por la pandemia / Zoom

El teletrabajo y el uso de herramientas digitales se ha acelerado por la pandemia / Zoom

La pandemia del Covid-19 no ha promovido realmente la creación de ninguna tecnología disruptiva en el campo de la digitalización, aunque las circunstancias han llevado a un crecimiento exponencial en el uso de las herramientas existentes como una forma alternativa de trabajar de forma remota y apoyar tanto el marketing, como el teletrabajo y el comercio electrónico, entre otras características. Podemos decir que la pandemia fue un acelerador de tendencias, que ya estaban en marcha, pero cuyo potencial aún estaba lejos de concretarse en muchos países, incluso entre los que se distinguen por el desarrollo tecnológico.

Lo que valoramos en la digitalización en el contexto de nuestras interacciones, forzadas por la distancia y el deseo de protección, también genera la conciencia de que nada sustituye a las relaciones humanas

También quedó claro, a medida que la pandemia continuaba, que lo digital ocuparía un espacio en nuestras vidas, que será irreversible porque demostró un nivel de eficiencia y productividad que en muchas áreas superó nuestras mejores previsiones. Un estudio reciente, a nivel de los países de la OCDE, mostró que la productividad laboral creció exponencialmente en la mayoría de las economías en 2020, no a pesar de la pandemia, sino debido a ella. Estaba claro que estábamos llevando a cabo movimientos innecesarios, reuniones cara a cara sin sentido, y se perdía mucho tiempo precioso en cuestiones laterales, y que, por ejemplo, las videoconferencias disciplinaban los procedimientos, entre muchos otros resultados de progreso.

Por otro lado, lo que valoramos en la digitalización en el contexto de nuestras interacciones, forzadas por la distancia y el deseo de protección, también genera la conciencia de que nada sustituye a las relaciones humanas, el contacto cara a cara y los afectos. Hay una dimensión relacional que la tecnología nunca puede llenar o reemplazar, bajo pena de aniquilar a nuestra humanidad. Queremos volver al contacto físico, a los acontecimientos presenciales, a los viajes, al pleno disfrute del tiempo y del espacio, que al fin y al cabo es sinónimo de libertad, del que estamos privados durante demasiado tiempo y que buscamos recuperar por completo.

Nada de esto es, sin embargo, contradictorio con el desarrollo del paradigma digital que marcará toda la década que estamos iniciando, por el contrario, será incluso complementario y providencial para que, mejorando nuestro desempeño a todos los niveles, incluido el profesional, estemos creando la manera de generar más tiempo de calidad para el ocio, convivencia, familia y amigos.

Red Mundo Atlántico, una asociación luso-española, con influencia en todo el mundo hispano y lusófono, fue creada utilizando instrumentos digitales desde cero para promover una amplia conexión entre personas e instituciones, vinculando regiones, países y continentes, en una lógica de modernidad y avance tecnológico, pero siempre instrumental, lo que es fundamental para ello: la construcción de una amplia comunidad , unidos por los mismos valores y ambición, que podríamos definir como un humanismo con matriz ibérica, aprovechando lo mejor que las naciones peninsulares dieron al mundo, la tolerancia, el sentido de globalización y la integración en la diversidad, cuando ni siquiera el mestizaje, en lo que tiene lo mejor.

Somos más que nunca conscientes de nuestra fragilidad como especie

En Red Mundo Atlántico decimos que Portugal y España han descubierto el mundo por separado, pero que buscarán «redescubrirlo» juntos, utilizando los medios tecnológicos más modernos, en los que también aquí buscan ser pioneros y competir por líderes.

El paradigma que se está construyendo para el post-Covid será particularmente desafiante: somos más que nunca conscientes de nuestra fragilidad como especie y de la vulnerabilidad de los ecosistemas y las formas de vida que creamos, por lo que tendremos que cruzar ciencia, tecnología y sostenibilidad, porque esto dependerá de nuestra prevalencia en el planeta. Y o todos nos salvamos unos a otros o nos perdemos para siempre.

Lo digital nos permite proyectarnos a otra dimensión, aún no del todo comprendida y menos aún explorada. Nos permite habitar una meta-realidad, donde una parte sustancial de nuestra vida se desmaterializará, independientemente de que suceda intensamente, lo que, en su aspecto bueno, nos dejará espacio para recrear equilibrios en el entorno planetario que torpemente cuidamos durante muchas décadas. Lo digital es también, por tanto, una oportunidad para la vida, en su plenitud, que, incluso en los momentos más desesperados, siempre prevalece, y el humanismo es el núcleo de los valores fundamentales que nos guía e inspira, desde la antigüedad más remota hasta el futuro más lejano e incierto.

Paulo Vaz