Red Mundo Atlántico, un ecosistema innovador ubicuo

Portugal y España han creado un proyecto de innovación social basado en un modelo de Cuatro Hélices para adecuarse a los retos del siglo XXI y generar cambio positivo en la sociedad

Red Mundo Atlántico, un ecosistema innovador ubicuo

“Hace más de 500 años, el Tratado de Tordesillas creó un meridiano sobre el océano Atlántico, que dividía el mundo hacia el oeste para España y hacia el este para Portugal. Los dos primeros imperios mundiales se aseguraron así zonas de influencia para evitar conflictos que les distrajeran de sus misiones principales: ampliar los territorios, donde ya estaban establecidos, para maximizar el esfuerzo de expansión… 500 años después Red Mundo Atlántico nace para utilizar la cooperación no por el simple ejercicio de colaborar, sino para conseguir objetivos claros y definidos, que permitan consolidar más la Eurorregión para que la Península Ibérica sea más relevante en Europa, y así Europa pueda aprovechar el más rico legado histórico que Portugal y España han dejado en el mundo.” Paulo Vaz, vicepresidente de Red Mundo Atlántico.

Un ecosistema se define según la RAE como una comunidad de seres vivos cuyos procesos vitales se relacionan entre sí y se desarrollan en función de los factores físicos de un mismo ambiente. Si añadimos el factor digital conseguimos generar beneficio para una amplia variedad de personas con ayuda de la tecnología informática y con la herramienta estratégica del Interim Management –que posibilita tener ejecutivos interinos con más de 20 años de experiencia– le aportamos dinamismo en la gestión. Y si, además, lo basamos en un modelo de Cuatro Hélices, donde las universidades, las empresas, las administraciones públicas y la sociedad civil proporcionan una interrelación dinámica para responder a los retos del siglo XXI, estamos hablando de Red Mundo Atlántico, un proyecto impulsado por Portugal y España en todo el Eje Atlántico y con un claro propósito: Portugal y España descubrimos el mundo por separado, ahora vamos a conectarlo juntos.

Un consorcio de empresarios españoles inicia este proyecto allá en el mes de mayo de 2017 con el desarrollo del I Foro de Transformación Digital Internacional. En este caminar se une al mismo la Asociación de Empresarios de Portugal y Cámara de Comercio e Industria (AEP) que es una de las grandes instituciones empresariales del país vecino, para juntos constituir en enero de 2021 Red Mundo Atlántico.

Los valores humanos son un catalizador muy poderoso en la cooperación, pues cuando no hay nexo común aparente, son los impulsores de la transferencia de conocimientos

Sonia Zaragoza

Este origen digital e internacional ha marcado el carácter de la Red, ya que dicho foro pone de manifiesto que “la digitalización hace posible los ecosistemas abiertos, sin barreras, ni límites y proporciona una inmensidad de oportunidades a todos sus participantes”, según indica Manuel Gens, experto tecnólogo y socio promotor de Red Mundo Atlántico.

En su artículo publicado en nuestro blog, señalaba con acierto Sonia Zaragoza, miembro de la Junta Directiva de RMA, que la empatía y la cooperación son aspectos clave que la pandemia puso de manifiesto. Señala Sonia en su brillante artículo que “los valores humanos, esas normas no escritas que dirigen la actividad ficticia o real de todos nosotros, son un catalizador muy poderoso en la cooperación, pues cuando no hay nexo común aparente, los valores son los impulsores de esa colaboración y transferencia de conocimientos.”

Colaboración, empatía, valores, digitalización, internalización, transferencia de conocimientos y situar actores en las Cuatro Hélices para conseguir el dinamismo necesario que las mueva, constituye el fundamento principal de nuestro Plan Director. Dentro de las hélices ya se han situado actores muy importantes como la Universidad da Coruña, la UNIR, ASIME, la Cámara Multilateral Israelí-Iberoamérica, Coalición por una Europa Solidaria (CEUS), World Innovation Alliance (WIA), la Cámara de Comercio Latinoamericana, el Foro Global NESI, Quart Europa, la Casa de la Lusofonía, AEMME y Madrid Platform, entre otras instituciones, y estamos seguros de que en los próximos meses se unirán nuevas instituciones al proyecto.

Estamos ante un proyecto que hibrida las sedes presenciales de A Coruña, Vigo y Porto con plataformas digitales de última generación para conseguir crear un ecosistema ubicuo de instituciones, empresarios y profesionales en todo el Eje Atlántico, dotado de múltiples servicios de valor y enfocado en cuatro líneas estratégicas claves para conseguir los 17 objetivos propuestos en el Plan Director:

  1. Impulsar la presentación de proyectos a los Fondos Europeos por parte de las pymes.
  2. Mejorar el intercambio de conocimiento entre la Universidad y las empresas.
  3. Abrir mercados internacionales para generar oportunidades para todos los asociados y aliados estratégicos.
  4. Tener presencia en los principales centros decisores para ejercer de lobby.

No debemos olvidar que Portugal y España enriquecieron el mundo con sus lenguas ibéricas, su diversidad cultural y sus capacidades únicas para explorar, que son fundamentales para darle al mundo un contrapunto al auge asiático, preservando los valores de libertad, pluralismo y heterogeneidad que conforman el iberismo humanista, según nuestro vicepresidente Paulo Vaz.

La fuerza del iberismo humanista ha impulsado este modelo de innovación social que, como diría nuestro presidente Mariano Gómez-Ulla, su principal objetivo es sumar, sumar, sumar…y por eso os invitamos a todos los lectores a uniros al mismo.

Guillermo Taboada