Alfonso Rueda da por hecho que el carbón volverá a As Pontes

El presidente de la Xunta sostiene que el Gobierno delega la responsabilidad de la reapertura en Red Eléctrica para no incurrir en una “contradicción”, al haber rechazado hasta ahora un rearranque

Rueda presenta 'Camiña a Galicia'. - DAVID CABEZÓN

Rueda presenta ‘Camiña a Galicia’. – DAVID CABEZÓN

El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, da por hecho que la térmica de Endesa en As Pontes volverá a quemar carbón a pesar de estar en pleno proceso de cierre. El dirigente autonómico cree que el Gobierno de Pedro Sánchez ha delegado la responsabilidad en Red Eléctrica al entender que reactivarla incurriría en una contradicción en su discurso. Y es que lo cierto es que el Ejecutivo gallego lleva dos años insistiendo en que España y su sistema energético no podían permitirse el cierre de esta instalación.

Este jueves insistió en que la posible reapertura es “el ejemplo perfecto” de lo que se viene advirtiendo por parte del Gobierno gallego desde hace tiempo. “La transición energética del Gobierno central no tenía en cuenta muchísimos factores y estaba teniendo, y ya tuvo en Galicia, consecuencias muy perjudiciales».

Seguro del sí

Así las cosas, ha encuadrado la petición de un informe a Red Eléctrica sobre la reapertura de las chimeneas como una manera de desviar la «decisión». Tomarla en primera persona, indicó, sería «una contradicción» con lo que viene defendiendo y diciendo. En este sentido, ha intuido que la entidad se pronunciará de forma favorable: «No nos va a sorprender (el informe)».

«Si se toman decisiones políticas sin tener en cuenta otros factores que también influyen, al final tenemos este resultado», insistió el máximo dirigente político, quien ha puesto como ejemplo que un día se puede leer en los periódicos que no «había ninguna posibilidad» en los planteamientos de descarbonización y «dos días después nos encontramos con esta noticia totalmente contraria«.

«Cuando no hay mucho criterio, pasan estas cosas», ha manifestado Rueda, quien espera que el Gobierno central aproveche esta situación para entender que «no solo sea la ideología la que presida la toma de decisiones, sino que hay que escuchar a administraciones, empresas y trabajadores».