El Colegio de Médicos de Pontevedra rompe con la Xunta por el «deterioro» de la sanidad

Acusan al Gobierno gallego de vivir en una realidad "falsa y fantasiosa" y piden el relevo de la dirección de Sanidade, encabezada por el conselleiro Julio García Comesaña

El conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña / EFE

El conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña / EFE

Superada la crisis provocada por el Covid-19, los incendios continúan en la sanidad gallega. Esta vez por una reivindicación previa a la pandemia, como es la que atañe a las condiciones de los sanitarios y la saturación de la atención médica a los pacientes. El Colegio Oficial de Médicos de Pontevedra se centra en estos motivos para explicar su decisión de romper relaciones con la Consellería de Sanidade, a la que responsabilizan del «deterioro» de la sanidad gallega, especialmente, en el servicio de atención primaria. También han avanzado que recurrirán a la vía judicial para «garantizar la salud de pacientes» y unas «condiciones profesionales adecuadas» para los facultativos.

La decisión ha sido acordada por unanimidad en el último pleno de la junta del colegio pontevedrés, que ha comunicado este miércoles que no retomará las conversaciones con la Administración autonómica hasta que cambie el equipo directivo del departamento de Sanidade que encabeza el conselleiro Julio García Comesaña. En una nota remitida a los medios, inciden en las «múltiples ocasiones» en las que han intentado «encontrar una interlocución adecuada» con la consellería, pero se encontraron con «ineficacia, falta de seriedad, planes que no se cumplen y, en ocasiones, respuestas que parecen más ocurrencias que soluciones reales».

Promesas incumplidas

Los facultativos pontevedreses consideran que la Xunta «está permanentemente instalada en una realidad falsa y fantasiosa» que ha llevado a un «deterioro» de la asistencia sanitaria que «sufren día a día» tanto los pacientes como los profesionales. «Por más que busquen otros culpables, entre ellos, los médicos; son ellos los responsables de un gravísimo deterioro que no cesa de aumentar«, añade el colegio pontevedrés.

También acusan a la Xunta de mentir e incumplir sus propias promesas, como el plan de atención primaria anunciado en 2019, y aseguran que los datos que trasladan no concuerdan con «la realidad» que viven en el día a día los pacientes y los profesionales. En este sentido, ha advertido que situaciones como la falta de médicos y la delegación de sus funciones en farmacéuticos o enfermeros están ya «normalizadas». «No entendemos una asistencia primaria sin médicos ni con listas de esperas como las actuales«, ha añadido el colegio, que ha trasladado que el TSXG ya ha admitido a trámite denuncias sobre estas cuestiones.

Las condiciones en Atención Primaria

Según el Colegio Médico de Pontevedra, la situación de la atención primaria provoca que los facultativos en formación descarten dedicarse a este servicio, ya que «durante su período de formación» perciben la «frustración» de los médicos «experimentados» a los que «se les impide realizar su trabajo en condiciones dignas por la saturación de pacientes en las agendas y la carga burocrática a la que se enfrentan en su día a día».

«Las enormes deficiencias actuales no se pueden solucionar sin una dotación económica adecuada, la cual no aparece ni en los presupuestos actuales ni en los del próximo año. Al igual que la creación de una comisión de seguimiento independiente. No podemos continuar con la política de disminución de la inversión en Atención Primaria de los últimos años. Esta es la razón fundamental que ha impedido dar una atención de calidad a nuestros pacientes», ha aseverado el colegio.