Europa tacha de «discriminatorios» los privilegios que quiere dar Feijóo con el certificado de vacunación

El Consejo de Europa cuestiona las competencias de los gobiernos para otorgar a los portadores del certificado el permiso de desplazarse entre territorios cerrados, como propone Feijóo

Feijóo

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo

El Consejo de Europa considera un acto de «discriminación» que las personas sin certificado de vacunación no tengan acceso a servicios que sí se ofrecen a las personas inmunizadas contra el Covid-19. Así lo ha señalado la secretaria general del Consejo, Marija Pejčinović Burić, en unas declaraciones que se posicionan claramente en contra de lo planteado por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en relación al certificado de vacunación.

El líder autonómico propuso recientemente que el documento sirviese como un «pasaporte Covid» para permitir que los portadores del mismo puedan desplazarse entre territorios cerrados perimetralmente y ser, incluso, «una excepción para entrar en Galicia», según añadió el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña.

Pejčinović cuestionó las competencias de los gobiernos para dar tal poder al documento, preguntándose si pueden estos «establecer certificados de vacunación que permitan a quienes han recibido la vacuna acceso a ciertos espacios como restaurantes, cines o acontecimientos deportivos, o cruzar fronteras específicas». En Galicia, el certificado ya está disponible en la web del Sergas, pero aún no es vinculante para realizar ningún desplazamiento.

Votación el miércoles

El Parlamento Europeo votará este miércoles su postura sobre el certificado, con el objetivo de que el documento exima a quienes se han vacunado de la obligación de guardar cuarentenas, así como que las pruebas PCR que deberán hacerse quienes no hayan recibido el fármaco sean gratuitas.

Para la secretaria general del Consejo de Europa, el tema requiere buscar «un equilibrio complejo y delicado» de alcanzar en un «debate vivo» en el que, en última instancia, los temas relacionados con el Covid-19 podrían acabar ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Es por ello que el Consejo de la UE quiere que el documento no sea un pasaporte que permita la libre circulación en el espacio Schengen y que los países puedan imponer cuarentenas si lo creen necesario a todas las personas que entren en su territorio, independientemente de si se han vacunado o no. Ambas instituciones deberán encontrar un compromiso para que el certificado de vacunación entre en vigor.