Guerra por la Semana Santa: La Xunta quiere debatir el toque de queda

La Xunta se enfrenta al Gobierno presentando una queja formal para pedir la negociación de varios puntos acerca de las medidas de Semana Santa para buscar "un consenso"

Los casos activos de Covid vinculados a las escuelas en Galicia se central en A Coruña y Santiago

Los casos activos de Covid vinculados a las escuelas en Galicia se central en A Coruña y Santiago

La Xunta de Galicia ha presentado este viernes una queja formal al Gobierno para negociar la decisión de mantener cerradas todas las comunidades autónomas y el toque de queda pactado para Semana Santa. El Ejecutivo gallego sostiene que «en el consenso hay que creer, promoverlo y facilitarlo» y considera que no se ha hecho así.

Así lo ha confirmado el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, en la rueda de prensa posterior al subcomité clínico de este viernes, puntualizando que el gobierno autonómico quiere negociar distintos aspectos, con la disposición a «ceder» en aras del consenso.

En la pasada reunión, Galicia se abstuvo en lo concerniente al toque de queda entre las 22 horas y las 6 horas de la mañana, sosteniendo que se trata de una cuestión que debía ser abordada en el Consejo Interterritorial de Sanidad. Los representantes gallegos defendieron, además, ampliar las reuniones de no convivientes a seis personas. «Lo que no vale es forzar el consenso o mentarlo en vano y eso es lo que pasó ayer (el jueves)», aseguró el conselleiro de Sanidade, añadiendo que, por su parte, están «por la labor, por supuesto, de trabajar en ese consenso, pero de una manera que uno crea y esté cómodo».

En contra del retorno de estudiantes

En dicha reunión, Galicia votó en contra de que los estudiantes puedan retornar a sus lugares de origen durante las vacaciones de Semana Santa, alegando los cribados que la Xunta ha realizado y mantenido para este colectivo, como hizo en las fechas navideñas.

«No es un problema de cierre perimetral sí o no, si no de la forma en la que ese supuesto consenso se quería forzar«, ha aseverado el conselleiro, quien ha aclarado que la queja no es por los puntos del debate, sino por el «procedimiento».