Choque entre Xunta y Sanidad por las restricciones de Semana Santa

El Gobierno gallego eleva una queja formal y asegura que las medidas no están consensuadas en asuntos como la vuelta a la residencia familiar de los universitarios

Choque entre Xunta y Sanidad por las restricciones de Semana Santa

El aparente consenso entre Gobierno y comunidades para el plan de restricciones que regirá en Semana Santa no fue tal. Al menos no para la Xunta, que ha anunciado una queja formal ante el Ministerio de Sanidad por difundir el documento de medidas que están todavía pendientes de ratificarse en el Consejo Interterritorial de Salud la próxima semana.

La operativa que difundió el departamento de Carolina Darias limita la movilidad nocturna hasta las 22 horas, mantiene el cierre perimetral de las comunidades autónomas, plantea restricciones de aforo y reuniones de un máximo de cuatro no convivientes y establece una serie de recomendaciones, por ejemplo, la de evitar viajes no necesarios.

Sin embargo, la Xunta asegura que tanto las medidas como las recomendaciones se están discutiendo y todavía deben ratificarse la próxima semana, por lo que presentará una queja formal. “No ha habido ningún pacto”, dicen fuentes de Sanidade, puesto que el documento «tiene que llevarse» al Consejo Interterritorial y Galicia «no está de acuerdo en algunos puntos» que se propone en el texto.

La Xunta quiere reuniones de seis personas

Uno de ellos es el punto número dos del documento, que insta a «evitar todos aquellos viajes que no sean necesarios, recomendándose específicamente la no vuelta al lugar de residencia de los estudiantes universitarios que residan durante el curso académico en otra comunidad autónoma o país», y la limitación por el cierre perimetral. Al respecto, Galicia votó en contra debido a que impulsa cribados a los alumnos.

La Xunta también defiende que se limiten las reuniones a seis personas tanto en los espacios públicos o privados, y se abstuvo en el punto sobre el toque de queda al considerar que son normativas que deben tratarse en el consejo interterritorial.

El Gobierno gallego estuvo entre los que solicitó medidas de consenso entre todas las comunidades para establecer las restricciones durante la Semana Santa.