Hasta la Xunta admite que reformar Atención Primaria es inaplazable

El conselleiro de Sanidade apela a un “nuevo modelo de gobernanza en los centros de salud” y prevé un 40% de las consultas presenciales a final de año

El coronavirus tapó algunas crisis en marcha dentro de la sanidad gallega. Una de ellas era la revuelta en Atención Primaria, que el exconselleiro Jesús Vázquez Almuiña se comprometió a reformar ante las incesantes protestas de los médicos, oleada de dimisiones en el área de Vigo incluida. En medio de esa transformación llegó la pandemia, cuya menor incidencia en Galicia no fue suficiente para rescatar el discutido modelo del Gobierno de Alberto Núñez Feijóo.

El conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, reconoció este martes en el Parlamento que no se puede aplazar la reforma de la Atención Primaria y abogó por «un nuevo modelo de gobernanza en los centros de salud». «Queremos introducir autonomía de gestión en los centros de salud«, zanjó.

Reorganización de funciones del personal

Según explicó, se escogerán jefes y coordinadores de servicio a través de concursos en los que se valore un proyecto de plan local de salud con un enfoque de medicina comunitaria. Estos responsables podrán reducir sus cuotas para desarrollar sus funciones de dirección de todo el personal del centro.

El conselleiro ha sostenido que esta medida de impulso del primer nivel asistencial requiere de una reorganización de funciones entre el personal. Entre ellas, ha citado el aumento de la capacidad resolutiva del personal de enfermería, el fomento del papel de la fisioterapia, así como el impulso de la formación sanitaria del personal de servicios generales y el avance a una mayor integración del personal de los PAC con el resto de la primaria.

Las consultas por teléfono

García Comesaña, que compareció a petición propia, auguró cambios más inmediatos en la Atención Primaria ligados a la mejoría en la evolución epidemiológica y señaló que espera que las consultas presenciales se eleven al 40% a finales de año, dando a entender que actualmente están bastante por debajo de esa cifra.

El conselleiro reconoció tener constancia del «malestar» que «las dificultades» en el acceso telefónico a la asistencia sanitaria «están causado en muchas personas». Pero eso no significa que vaya a cambiar la apuesta: “Seguimos creyendo en las ventajas del modelo mixto que combine la atención telemática y la presencial, y por eso lo vamos a mejorar», resolvió.

García Comesaña ha defendido que las cifras del Covid-19 en Galicia avalan la estrategia de la Xunta, con «medidas equilibradas y quirúrgicas», como las del denominado ‘modelo Carballiño’, que permiten reducir la incidencia del coronavirus. Situó como una de las claves la capacidad de diagnóstico, con una media de 7.000 PCR diarias.