La Plataforma Mineros Touro pide a los ecologistas que “dejen paso al progreso”

Los vecinos han lamentado la negativa a la mina de quienes "gritan bien alto no" sin escuchar "a las más de 1.300 personas" que pertenecen a su asociación y que defienden "un sí"

La Plataforma Mineros Touro pide a los ecologistas que "dejen paso al progreso"

Imagen de la Asociación Plataforma Mineros Touro

La Asociación Plataforma Mineros Touro ha remitido este miércoles un comunicado a los medios en el que critican las actitudes de “ciertos colectivos” que “se niegan a escuchar” y a “salir de su postura del no a todo”, y les piden que “no cierren el paso al progreso”.

Así lo han trasladado después de que el pasado fin de semana representantes de 56 asociaciones y colectivos ecologistas, vecinales y de profesionales del mar exigiesen a la Xunta que imponga “de una vez por todas” a Cobre San Rafael S.L., la empresa concesionaria de la mina de Touro, que cumpla la ley y que presente el plan de restauración del espacio afectado que la normativa le obliga a elaborar.

Los promotores han impulsado un proyecto de drenaje del que desconfían los ecologistas y, este miércoles, la Plataforma Mineros Touro ha lamentado esta postura de quienes “gritan bien alto no” sin escuchar “a los más de 1.300 vecinos” que pertenecen a su asociación y que defienden “un sí”.

Piden ser escuchados

Un sí a la industria, al futuro y a nuestra comarca. Y, por supuesto, un sí con garantías. ¿Por qué no nos dejan explicarlas? Se oponen firmemente a un proyecto que está a más de 60 kilómetros sin conocerlo a fondo. Se atreven a pedir el cese de una actividad que no les afectará, en una zona que no es la suya. Y cuando se proponen soluciones a sus demandas, de forma voluntaria por la empresa, tampoco las aceptan. Ni siquiera las escuchan…”, han afeado.

“Por favor, dejad de interferir en nuestro futuro y en el desarrollo de nuestra comarca de una manera tan gratuita”, ha pedido la plataforma, convencida de que los colectivos críticos “no quieren que se hagan obras de remedio ambiental”. “No queréis el proyecto, pero nosotros lo necesitamos. Y, ante todo, no queremos conflictos entre vecinos. Porque esto no es una guerra, es un proyecto para la comarca. Es el futuro de nuestra tierra y merece el máximo respeto”, apelan finalmente.