La Xunta da una semana a la hostelería para blindarse con los medidores de CO2

Galicia amplía el horario de los restaurantes a partir de este viernes, pero no hará obligatorio el uso de estos dispositivos hasta el próximo 23 de abril

Hostelería

Varias personas toman un aperitivo en un establecimiento hostelero en Vigo. EFE / Salvador Sas

La Xunta da una tregua a la hostelería para que refuerce sus sistemas de contención del coronavirus. El Gobierno gallego permitirá que los restaurantes puedan servir cenas hasta las 23.00 horas a partir de este viernes aunque estos establecimientos no cuenten todavía con los aparatos de control de CO2 para medir la calidad del aire.

El Ejecutivo encabezado por Alberto Núñez Feijóo sí hace obligatorio de manera inmediata que la restauración cuente con sistema de reservas y citas previas, pero, en el caso de los medidores de CO2, su uso no será exigible hasta el próximo viernes 23 de abril. “Sin prejuicio del deber de garantizar la ventilación correcta del local, la obligación de utilizar dispositivos medidores de CO2 tendrá efectos a partir de las 00,00 horas del día 23 de abril de 2021″, señala el Diario Oficial de Galicia (DOG).

A cambio de dejar una semana de margen para que los restaurantes implanten esta nueva medida incorporada en el Plan Hostelería Segura (por la que ya se implantó el registro QR hace unas semanas), la Xunta apremia a estos establecimientos para que intensifiquen la ventilación de los locales.

Del registro de clientes a la ventilación

Además, estos establecimientos deberán gestionar la ocupación de las mesas para el servicio de cenas a través de reserva o cita previa. Con el objetivo de facilitar el seguimiento de contactos ante casos positivos de Covid-19, se llevará a cabo un registro de clientes del servicio de cenas que incluya DNI y número de teléfono.

La persona responsable del establecimiento tendrá la obligación de custodiar el listado, al menos, un mes después del evento, con la información del contacto disponible para las autoridades sanitarias y cumpliendo con las normas de protección de datos de carácter personal.

Además, los dispositivos medidores de CO2 deberán disponer de una pantalla que muestre los niveles en tiempo real y en una zona visible para los usuarios. Estos dispositivos, con los que se busca mantener la concentración por debajo del nivel de 800 ppm, deberán llevar el registro CE y no podrán estar situados cerca de ventanas, puertas u otros puntos de ventilación. En el caso de sistemas mecánicos de ventilación, se deben asegurar en todo caso el nivel de CO2 interior. Personal cualificado documentará el mantenimiento adecuado y las actuaciones realizadas.