Los barones críticos con Gonzalo Caballero abren las puertas del PSdeG a Besteiro

Aunque Besteiro se mantiene en silencio y se descarta un desembarco, al menos inmediato, las familias provinciales apuestan por la vuelta a primera línea del exsecretario xeral frente a un Caballero en horas bajas

José Ramón Gómez Besteiro en una foto de archivo con Valentín González Formoso al fondo. EFE/Lavandeira Jr.

GRA348. SANTIAGO DE COMPOSTELA, 24/02/2014.- El secretario general de los socialistas gallegos, José Ramón Gómez Besteiro, durante la reunión de la Comisión Ejecutiva Nacional Gallega del PSdeG, esta tarde en Santiago de Compostela. EFE/Lavandeira jr

Entre sonoros silencios por parte del protagonista y declaraciones cargadas de intenciones por parte de distintos dirigentes socialistas, la actualidad de la política gallega gira estos días entorno a José Ramón Gómez Besteiro, exsecretario xeral del PSdeG que vio cercenada su carrera política en 2016, cuando tuvo que dimitir de sus cargos y abandonar sus aspiraciones para convertirse en el candidato de los socialistas gallegos a la Xunta de Galicia debido a las imputaciones que pesaban sobre él en procesos judiciales impulsados por Pilar de Lara, magistrada que acabó por perder su plaza en Lugo por las reiteradas dilaciones de los macroprocesos que puso en marcha. 

Esta semana, la Audiencia Provincial de Lugo dio carpetazo al caso de O Garañón: revocó el auto por el que se acordó cerrar la instrucción de la investigación y decretó el sobreseimiento y archivo de las actuaciones respecto a todos los investigados al entender que no existen “indicios de la comisión de delitos”. Entre los imputados en esta causa estaban tanto Gómez Besteiro (por su etapa como concejal de urbanismo en Lugo), como el histórico alcalde socialista José López Orozco

El archivo de la Operación Garañón ha puesto todos los focos sobre la figura de Besteiro y una eventual vuelta a la primera línea de la política gallega. Hay dos factores clave. Primero, que el PSdeG está en horas bajas. A pesar del impulso que se esperaba que imprimiese el Gobierno de Pedro Sánchez, los socialistas gallegos, con Gonzalo Caballero al frente, no solo no lograron arrebatar la Xunta al PP de Alberto Núñez Feijóo en las elecciones del verano pasado, sino que fueron sorpassados por el BNG de Ana Pontón, que se colocó como segunda fuerza en el Parlamento gallego superando incluso las marcas conseguidas con el histórico Xosé Manuel Beiras. La segunda clave es que este 2021 está previsto que los socialistas gallegos celebren su Congreso. Será, previsiblemente, a final de año, una vez que se haya celebrado el Congreso Federal del partido y se espera que ese sea el escenario en el que los críticos con la gestión de Gonzalo Caballero ajusten cuentas

El silencio de Besteiro

Desde que se conoció el archivo del caso Garañón Besteiro se ha mantenido en un medido silencio. Solo ha hecho declaraciones su abogado, Cándido Conde Pumpido, quien ha incidido en el daño que la investigación de Pilar de Lara provocó en la imagen del expresidente de la Diputación de Lugo y en su carrera política. No obstante, quienes sí se han apresurado a manifestarse han sido varios dirigentes socialistas, que han evidenciado su deseo de que Besteiro regrese pronto a la primera línea política. 

Significativas han sido las declaraciones del secretario de Organización del PSOE provincial coruñés, José Manuel Lage Tuñas, quien ha considerado “imprescindible” que se repare el daño hecho tanto a Orozco como a Besteiro, “que sufrió en silencio durante más de cinco años con la puesta en duda de su honorabilidad”. 

Era un gran candidato a la Xunta que fue apartado injustamente”, dijo el también concejal coruñés, que destacó “su experiencia de gestión, conocimiento de mundo urbano y rural, sus dotes de liderazgo y su gran empatía y cercanía al ciudadano medio”. Lage consideró que sería una “gran noticia” que volviese a participar “activamente” en el PSdeG (que nunca abandonó como militante), aunque convino que se trata de una decisión “personal”. También se manifestó al respecto el viceportavoz socialista en el Parlamento gallego y diputado por Lugo, Luís Álvarez. “Todos los que conocemos la historia reciente del PSdeG sabemos que Besteiro es un valor absolutamente indiscutible dentro del socialismo. Tenía un liderazgo consolidado, tenía el reconocimiento de su partido y de gente que, sin militar en el PSOE reconocía su capacidad”, destacó. 

La ‘enhorabuena’ de Caballero y el dardo del PP

Estas manifestaciones contrastan con las realizadas por el propio secretario xeral del PSOE gallego, Gonzalo Caballero, mucho menos entusiastas. En una comparecencia ante los medios este viernes, el sobrino del alcalde de Vigo manifestó que las puertas del partido “están abiertas” tanto para López Orozco como para Besteiro. A este último, no obstante, le deseó que “tenga la misma suerte” con otras causas judiciales pendientes. Y es que Besteiro sigue imputado en otra investigación impulsada por Pilar de Lara, la Operación Pulpo, de la que ya se han archivado, no obstante, varias piezas al no apreciarse indicios de delito. “Existen determinados procesos judiciales en los que, sin pruebas suficientes, se abordan causas”, apostilló Caballero, en unas declaraciones que no fueron bien acogidas entre las distintas baronías del partido en Galicia, que las interpretaron como excesivamente «a la defensiva». «Como secretario xeral del PSdeG trabajaré para que todos los compañeros y progresistas que quieran trabajar por una Galicia mejor, con lealtad a la dirección federal y a la dirección gallega, tengan el espacio», declaró el también portavoz parlamentario del PSdeG. 

Precisamente, estas declaraciones dieron pie a que el PP lanzase dardos sobre el secretario xeral de los socialistas gallegas. El número 2 de los populares gallegos, Miguel Tellado, manifestó su creencia de que Besteiro se presentará al congreso del PSdeG y que acabará «removiendo» el puesto de Caballero. «Estuvo cuatro años pensando que su rival político era Feijóo, y lo cierto es que seguía siendo Besteiro», zanjó.

Besteiro, ‘sin prisas’

Pero, la realidad es que mientras unos y otros hablan sobre la hipotética vuelta de Besteiro a la vida política, el exlíder de los socialistas gallegos se mantiene en silencio. Pocas declaraciones ha hecho en estos últimos cinco años y, de forma pública, nunca se ha manifestado acerca de los vaivenes de la formación en Galicia. Fuentes cercanas a su entorno insisten en que “nada se ha movido” de momento. “Está muy tranquilo”, insisten. Lleva cinco años apartado y aún debe esperar al previsible archivo de la Operación Pulpo. Antes de cualquier otro paso, la prioridad del expresidente de la Diputación de Lugo está en demostrar su inocencia, que siempre ha defendido desde que comenzaron las investigaciones de De Lara, en 2015.

Pero la ‘tranquilidad’ de Besteiro no implica que muchos de los barones provinciales del partido, críticos con la gestión de Caballero, parezcan estar esperando por él. La ejecutiva socialista de A Coruña ya ha tenido sonoros encontronazos con la dirección autonómica (el más visible el surgido después de que la alcaldesa de A Coruña, Inés Rey, retirara las competencias de Empleo a la concejala Eva Martínez Acón, muy próxima a Caballero y esta, a su vez, arropada por la actual cúpula del PSdeG, acusase a varios ediles del impago de cuotas a la agrupación local). 

Del mismo modo, en los últimos tiempos, también hay cierto malestar en las baronías locales socialistas por los choques entre la dirección de Gonzalo Caballero y el BNG. El ascenso de los nacionalistas gallegos, que también han regresado al Congreso de la mano de Néstor Rego, preocupa en la sede socialista de O Pino, que ha endurecido su discurso contra el Bloque, a quien ha acusado en varias ocasiones de hacer seguidismo al PP con cuestiones como la transferencia de la AP-9 a Galicia

El endurecimiento de las críticas a los de Ana Pontón busca recuperar el espacio perdido en las últimas autonómicas, aunque, sin embargo, dificulta la paz existente en aquellos ayuntamientos donde los socialistas necesitan del apoyo de los nacionalistas. Estas jornadas, distintas fuentes de las directivas provinciales del PSOE apuntaban al talante más conciliador de Besteiro a este respecto.