Plan de hostelería segura: inspecciones semanales y código QR obligatorio a partir del 5 de marzo

La Xunta publica una edición especial del DOG en la que da cuenta de las medidas que deben cumplir hostelería y clientes para evitar nuevos contagios. El código QR será obligatorio, pero a partir del 5 de marzo. Los locales podrán ser desalojados si se detectan incumplimientos

Un hombre fuma en la terraza de un bar

Un hombre fuma en la terraza de un bar

A partir de este viernes, la hostelería reabre en la mayor parte de Galicia en una desescalada a medio gas en el la que, como mucho, bares y restaurantes podrán volver a abrir hasta las seis de la tarde con los aforos reducidos al 30 y al 50% en interior y terraza. El Gobierno gallego insiste en que la situación epidemiológica aún es comprometida y que la irrupción de nuevas cepas hace necesario extremar las precauciones en el sector. En ese marco, este mediodía, una publicación extraordinaria del DOG (Diario Oficial de Galicia) da cuenta de las medidas que se comenzarán a aplicar a partir de este viernes para garantizar la seguridad tanto de clientes como de hosteleros.

En la orden publicada por la Consellería de Sanidade, la Xunta destaca la importancia socioeconómica del sector hostelero en Galicia y la contribución de este al PIB gallego y a los niveles de ocupación, “teniendo en cuenta que existen casi 23.000 restaurantes, bares y establecimientos de alojamiento”.

La reactivación de los bares se sostiene en tres pilares básicos. “Alcanzar la máxima seguridad en los accesos a los establecimientos, máximo seguimiento de posibles brotes y posibilitar el máximo control en el cumplimiento de las disposiciones sanitarias vigentes”, indica.

Según el plan de seguridad de la Xunta “cada establecimiento será responsable de las capacidades máximas de aforo que declare”. También es su responsabilidad garantizar que el porcentaje máximo de aforo sea respetado. “Esta información podrá ser auditada por distintos mecanismos de control establecidos”, indica la orden del DOG.

Obligatoriedad del sistema QR

Los responsables de los establecimientos tendrán que contar, en soporte físico, con la documentación acreditativa de las superficies utilizadas para los cálculos de las capacidades de aforo.

Bares y restaurantes, para su apertura al público, tendrán que tener, en un lugar visible, un cartel en el que conste información sobre las capacidades máximas de aforo interior y exterior en momentos epidemiológicos controlados y las actuales. Esa información tendrá que ser actualizada cada vez que se produzca algún cambio dictado por la Consellería de Sanidade.

El modelo de cartel debe descargarse en la propia página web de la Xunta https://coronavirus.sergas.gal/.

En esa misma página el hostelero obtendrá un código QR. A través de la aplicación de la Xunta de Galicia Passcovid, los usuarios del establecimiento pondrán rastrear su presencia en él mediante la captura del código QR. Esto ayudará a detectar posibles concentraciones de contagios con mayor rapidez. En el caso de que una persona no disponga de la aplicación Passcovid, el local podrá disponer de QR personalizados para entregar a los usuarios y permitir su rastreabilidad.

Visitas semanales

Además de esto, el plan para la hostelería segura contempla visitas semanales a los establecimientos. Los ayuntamientos sin Policía Local o con menos de tres efectivos en funcionamiento tendrán que realizar, preferentemente, una visita semanal por local de hostelería. Los de más de 20.000 habitantes tendrán que hacer al menos dos veces por semana y se establecerán medidas especiales de vigilancia fines de semana y festivos.

En caso de que se detecten actividades de riesgo se podría proceder al desalojo y precinto de los establecimientos abiertos al público.

Estas medidas comenzarán a aplicarse a partir del próximo viernes, si bien la Xunta retrasa hasta el 5 de marzo la obligatoriedad de los locales de disponer del cartel reglado de información sobre aforos así como la obligación de obtener un código QR. Hasta ese momento, no se podrá abrir ningún expediente sancinador.