Galicia, al revés: reabre la hostelería con más restricciones y menos contagios que en diciembre

Galicia inaugura este viernes una desescalada con más restricciones que en diciembre pese a contar ahora con 37 casos menos de incidencia acumulada que entonces

Hostelería en Galicia

Una trabajadora junto al local en el que trabaja cerrado por coronavirus en el barrio de A Milagrosa en Lugo. EFE/ Eliseo Trigo

Galicia se prepara para iniciar este viernes su tercera desescalada. La práctica totalidad de los concellos de la comunidad verán reabierta su hostelería con un aforo del 50% en terrazas (30% en el interior, en el caso de los municipios de las áreas sanitarias de Vigo, Lugo, Ourense y Santiago), así como sus límites perimetrales tras una relajación de restricciones que se dará con menor intensidad que la realizada en diciembre. Todo ello pese a presentar una incidencia por Covid-19 sensiblemente más baja que entonces.

Y es que los últimos datos que el Ministerio de Sanidad hizo públicos este miércoles revelan que la tasa de incidencia acumulada se ha reducido hasta los 187,5 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días. La cifra se sitúa por debajo de los 224,6 que se registraban el miércoles 2 de diciembre, dos días antes de que, también un viernes, se decretase la apertura masiva de la hostelería en el conjunto de Galicia con unas restricciones más laxas que las que deberá soportar el sector ahora.

Por aquel entonces, bares, cafeterías y restaurantes volvieron a abrir sus puertas en el conjunto de Galicia, algo que no ocurrirá ahora, toda vez que Corcubión, Curtis, Moeche, Ponteceso, Toques, O Corgo, Gomesende, Guitiriz, A Gudiña y A Peroxa mantendrán el cierre perimetral y de la hostelería por superar los 500 casos por 100.000 habitantes de incidencia acumulada.

Así evolucionan las restricciones

Además, Galicia apuesta ahora por mayores restricciones de aforo y horas que en diciembre allí donde sí abre la hostelería. Hace dos meses la Xunta apostó por agrupar a los concellos gallegos en torno a cuatro niveles de alerta por coronavirus. Así, localidades que superaban los 250 casos por 100.000 habitantes de incidencia acumulada (como Pontevedra, As Pontes, Carballo, Redondela o Narón) veían cómo sus cafeterías, bares y restaurantes podían abrir hasta las 17.00 horas con un aforo limitado al 50% en las terrazas. Estas pautas marcadas por aquel entonces a los concellos con máximas restricciones son las que ahora se aplican ahora a los territorios que formen parte de las áreas sanitarias de A Coruña, Ferrol y Pontevedra, si bien contarán con una hora más (hasta las 18.00).

Un segundo escalón lo conformaban los concellos en nivel medio-alto de alerta (entre 150 y 250 casos de incidencia acumulada). En estos municipios, entre los que se encontraban Ferrol, Vigo, Lugo, Cangas o Vilagarcía de Arousa, la hostelería podría abrir con aforos del 30% en interior y el 50% en exterior hasta las 17.00 horas. Este nivel de restricciones es similar al que permanecerá vigente a partir de este viernes para las cuatro áreas sanitarias gallegas con menor tasa de incidencia: Vigo, Lugo, Ourense y Santiago. La única diferencia en este sentido pasa por el hecho de que el horario se amplía en una hora, hasta las 18.00 horas.

Por su parte, los aforos se estiraban hasta el 40% en interior y los horarios hasta las 23.00 horas (superando un toque de queda que ahora se sitúa a las 22.00) en diciembre para aquellos concellos bajo nivel medio de alerta como A Coruña, sus municipios limítrofes, Burela o Silleda. Mayor relajación de restricciones se daba en las localidades bajo el nivel de alerta básica (Santiago, Ames, Teo, Ourense o Barbadás), en donde los aforos se ampliaban hasta el 50% en interior y el 75% en terraza y, además, se permitían reuniones de hasta seis personas (ahora cuatro) y el cierre a las 23.00 horas.

Críticas de los hosteleros

El anuncio de la gradual apertura de la hostelería se ha topado con la oposición del sector. “No supone ningún alivio. No es lo que necesitamos. Necesitamos que se puedan abrir los interiores y levantar las restricciones”, señaló este lunes Héctor Cañete, presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de A Coruña, en declaraciones a Economía Digital.

De hecho, el sector ha protagonizado concentraciones multitudinarias en las ciudades gallegas este mismo miércoles. Las movilizaciones han finalizado con la lectura de un manifiesto común en el que reclamaban la unificación de los distintos ERTEs, la exoneración de la cuota de autónomosayudas directas para compensar las pérdidas por el cierre, así como la exoneración de tasas.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, justificó el bajo ritmo en la reapertura al asegurar que “la hospitalización sigue siendo alta, la incerteza de las nuevas cepas es alta y quedan meses por delante”. “No podemos avanzar más rápido, lamentablemente”, recalcó antes de zanjar que, según sus estimaciones, “no estaremos en la normalidad dentro de tres meses”.