La alcaldesa barcelonesa Ada Colau y el segundo teniente de alcalde Jaume Collboni (PSC)

Ada Colau tampoco resuelve la inseguridad con el PSC

stop

La inseguridad sigue siendo la principal preocupación de los vecinos de Barcelona, pese a que el PSC asumió las competencias de seguridad ciudadana

Alessandro Solís

Economía Digital

La alcaldesa barcelonesa Ada Colau y el segundo teniente de alcalde Jaume Collboni (PSC)

Barcelona, 09 de octubre de 2019 (20:42 CET)

El traslado de las competencias de seguridad al PSC con el que Ada Colau intentó esquivar las críticas por la creciente inseguridad en Barcelona ha surtido poco efecto en la ciudadanía. Los barceloneses han señalado nuevamente este como la principal problemática de la ciudad, pese a los experimentos del teniente de alcalde de Seguridad, el socialista Albert Batlle, durante el verano.

El consistorio ha presentado este miércoles su nueva encuesta anual de servicios municipales, en la que –al igual que en los últimos dos barómetros semestrales del Ayuntamiento– la inseguridad lidera la lista de preocupaciones de los ciudadanos. El 17% de los encuestados han señalado los hurtos, robos y agresiones características de este fenónemo como el problema más grave y urgente de la capital catalana.

En el barómetro de diciembre de 2018, publicado en enero pasado, la inseguridad ya se situaba como el principal problema de la Barcelona de Colau, y repitió en el barómetro de junio, publicado pocas semanas después de las elecciones municipales de mayo. En estos comicios, Colau perdió fuerza política, lo que le obligó a pactar con el PSC para formar gobierno, repartiéndose así las distintas competencias.

El relevo en la bomba de relojería que son las competencias de seguridad fue leído como un paso atrás de Colau en este sentido, y como una posibilidad para culpar a los socialistas en caso de que la situación no mejorase. Después llegó el verano y la inseguridad se disparó, no solo ya la percepción de la misma, sino las cifras oficiales de robos y agresiones. Se anunciaron sendos operativos para paliar el problema.

La inseguridad se dispara como preocupación de los barceloneses

En la mente de los barceloneses no es tan fácil olvidar que la seguridad y el civismo han caído en horas bajas en los últimos años, y cada verano parece ponerse peor. Lo confirma la encuesta de servicios municipales, en la que en un año se ha disparado la cantidad de personas que señalan la inseguridad como el principal problema de Barcelona: del 5,6% en 2018 al 17,1% en 2019; es decir, tres veces más.

Es la mayor cifra en este sentido desde 2011, cuando el 19,7% de los ciudadanos consideró que este era el problema más grave de la ciudad. Es el octavo porcentaje más alto en la serie histórica de la encuesta anual, que se realiza desde 1989. En los últimos dos barómetros semestrales, por su parte, el 21% y el 27,4% de los encuestados lo señaló como la principal problemática en diciembre y junio, respectivamente.

El concejal de Presidencia del Ayuntamiento de Colau, Jordi Martí, ha presentado este miércoles la encuesta y ha informado de que las 6.000 entrevistas presenciales se realizaron entre enero y abril por motivo de la campaña electoral de las municipales de mayo, en declaraciones recogidas por El Periódico. La vivienda (el 12,2%) y la circulación (el 6%) han sido los otros grandes problemas acusados por los encuestados.

La inseguridad también es el principal problema en la mayoría de los barrios de Barcelona, con excepciones como Les Corts, Sagrada Familia, Sants y Badal, y Vila de Gràcia. En resumidas cuentas, casi el 45% de los entrevistados consideran que Barcelona está peor que hace un año y un 32,4% que está mejor. También, el 62% de los entrevistados tiene la esperanza de que la ciudad mejorará este año.

Casi la mitad de los vecinos creen que la imagen de Barcelona ha empeorado

Según datos del Instituto Nacional de Estadística, durante el primer semestre de 2019 en Barcelona se registraron más de 7.000 robos con violencia e intimidación, un 30,5% más que en el mismo periodo de 2018. La ciudad condal sufre, a grandes rasgos, un 37% más de hurtos violentos que Madrid, que a su vez tiene casi el doble de la población que la metrópolis catalana.

Según los datos del Interior, durante el primer semestre se registraron casi 83.000 denuncias por hurtos. A mitad de septiembre se contaban 15 víctimas mortales este año en la ciudad, varias de ellas durante la temporada estival, cuando el turismo se dispara. Y es en este contexto que se explica que el 45% de los vecinos consultados en la encuesta que nos ocupa cree que la imagen de Barcelona ha empeorado.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad