Fèlix Millet durante el juicio del caso Palau de la Música. Espera en su casa a que el Supremo resuelva el recurso a la condena de nueve años de prisión. Difícilmente volverá a pisar la cárcel por su edad –en diciembre cumple 84 años- y estado de salud. /

Diez años del caso Palau: nadie en la cárcel

stop

Millet y el extesorero de Convergència esperan en casa a que el Tribunal Supremo resuelva los recursos a la condena de cárcel

Josep Maria Casas

Economía Digital

Fèlix Millet durante el juicio del caso Palau de la Música. Espera en su casa a que el Supremo resuelva el recurso a la condena de nueve años de prisión. Difícilmente volverá a pisar la cárcel por su edad –en diciembre cumple 84 años- y estado de salud. /

Barcelona, 23 de julio de 2019 (20:46 CET)

Los Mossos d’Esquadra irrumpieron este martes hace diez años, el 23 de julio de 2009, en el Palau de la Música Catalana. Fue el inicio de un escándalo de corrupción política y económica por el que se condenó en enero de 2018 a 14 personas a penas de cárcel, aunque ninguna superó un mes entre rejas. También se condenó a Convergència.

Los gestores del Palau de la Música –Fèlix Millet, Jordi Montull y la hija de este, Gemma Montull– y el extesorero de Convergència, Daniel Osàcar, esperan apaciblemente en sus casas a que el Tribunal Supremo resuelva los recursos a sus condenas.

Millet ha pasado tres temporadas en la cárcel: 25 días por el caso Palau (quedó en libertad el 2 de marzo del año pasado después de pagar una fianza de 400.000 euros), 14 días en 2010 por la pieza judicial del Hotel del Palau (de la que fue absuelto por el Tribunal Supremo) y otros 14 días en 1983 por el caso Renta Catalana. No llega en total ni a dos meses en total. En el caso Palau, se le condenó a nueve años y ocho meses de cárcel por el expolio de cerca de 23 millones de euros. A punto de cumplir 84 años de edad y con la salud delicada, difícilmente volverá a pisar la cárcel.

Infografía caso Palau. FIRMA: Jordi Català

Infografía del caso Palau de Jordi Català

Una situación parecida es la del octogenario Osàcar. El extesorero convergente fue condenado a cuatro años y cinco meses de cárcel y a una multa de 3,7 millones de euros. También se le investiga por el caso del 3%. Nunca ha pisado la cárcel.

Incluso Convergència está pendiente del recurso ante el Supremo. Si se confirma la condena, deberá abonar un decomiso de 6,7 millones de euros. La mitad está avalado con bienes inmobiliarios. Sin embargo, el dinero no irá al Palau de la Música, sino al tesoro público. El Palau de la Música, cuando ya estaba presidido por Mariona Carulla, nunca formuló acusaciones contra el entonces partido de Artur Mas. Ahora no verán un euro.

Documental en TV3

Lo que verán los implicados la noche de este martes en TV3, en el espacio Sense ficció, es un documental sobre la evolución del Palau de la Música después del escándalo de corrupción. Se titula “Resurrección”, en referencia a la segunda sinfonía de Mahler. Lo ha producido Broadcaster, propiedad del periodista Josep Cuní, por encargo del propio Palau de la Música.

Durante 55 minutos, una veintena de personas vinculadas a la institución reflexionan sobre lo que sucedió hace diez años. Hablan mucho de Milet, pero poco de Convergència. Solo un comentario sobre Osàcar y el partido.

Millet y Montull saquearon el Palau para su propio provecho y, también para el de Convergència. Según la sentencia, posibilitaron que las comisiones de Ferrovial por la adjudicación de obra pública llegaran al partido a través del Palau de la Música.

Ferrovial era la principal patrocinadora del Palau. Entregó el 4% del importe de diversas adjudicaciones que recibió del anterior gobierno de Jordi Pujol. Entre estas obras estaba el pabellón polideportivo de Sant Cugat, la línea 9 del metro o la construcción de la Ciudad Judicial, precisamente donde se celebró el juicio. Ningún directivo de Ferrovial fue condenado.

El Pdecat se borra

Convergència, la actual Pdecat, intenta desvincularse del caso Palau. En un comunicado después de conocerse la sentencia, en enero del año pasado, insistieron en que “el Pdecat es una formación nueva, creada en 2016”. No obstante, el fiscal que se encargó del caso, Emilio Sánchez Ulled, acusó a Convergència y a “sus herederos”. La sentencia acreditó la financiación ilegal del partido por un importe superior a los 6,6 millones de euros.

Diez años después de estallar el escándalo, al frente del Palau de la Música sigue Mariona Carulla, de la familia propietaria de Agrolimen. Se ha impuesto en tres elecciones, aunque en las dos últimas no tenía rival. En tiempos de Fèlix Millet, Carulla fue su vicepresidenta en el Orfeó Català y miembro de la comisión delegada de la Fundación Palau de la Música. Aseguró que no se enteró de nada. Declaró en el juicio como simple testigo.

Una pléyade empresarial ocupó relevantes puestos en el Orfeó y en el Palau en tiempos de Millet. Todos aseguraron que no se enteraron de nada. Además de Mariana Carulla, de la etapa de Millet se mantienen en el patronato de la Fundación su actual tesorero, Ignacio Garía-Nieto, y la vocal Maria Àngels Vallvé. Hace seis años se incorporó al patronato David Madí, presidente de Aigües de Catalunya, que fue alto cargo de Jordi Pujol y director de campañas electorales de Artur Mas. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad