La presidenta de la Diputación de Barcelona, Nuria Marín, con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, después de la reunión que mantuvieron este viernes. /EFE/Enric Fontcuberta

La Diputación de Nuria Marín gasta 4,6 millones en asesores

stop

Las componendas entre socialistas y comuns para cuadran la plantilla de asesores de la Diputación de Barcelona levantan una nueva polémica

Josep Maria Casas

Economía Digital

La presidenta de la Diputación de Barcelona, Nuria Marín, con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, después de la reunión que mantuvieron este viernes. /EFE/Enric Fontcuberta

Barcelona, 10 de febrero de 2020 (04:55 CET)

La Diputación de Barcelona que preside la socialista Nuria Marín ha nombrado hasta la fecha a 78 asesores, el mismo número que tenía su antecesor, Marc Castells, de Junts per Catalunya, cuando finalizó el anterior mandato. La retribución de estos cargos de confianza ­­­–23 adscritos al gobierno provincial y 55 a los diversos grupos políticos– supera los 4,6 millones de euros brutos anuales.

La última incorporación fue la de la exsenadora socialista Elia Tortolero, que desde la semana pasada trabaja como asesora del grupo provincial del PSC. Su paso por el Senado fue efímero: consiguió el escaño en las elecciones generales del 28 de abril del año pasado y lo perdió en la repetición del 10 de noviembre.

En realidad, Tortolero no incrementó el número de cargos de confianza de la Diputación de Barcelona porque, en el mismo decreto de su nombramiento, se cesó a Joaquim ‘Ximo’ Balaguer, aunque este era asesor del grupo de los comuns.

Las componendas entre socialistas y comuns para cuadrar la plantilla de asesores levantan suspicacias porque estos últimos no forman parte del gobierno de la Diputación de Barcelona, formado por PSC y JxCat.

Con anterioridad, el 17 de enero, se incorporó Juanjo Cáceres, exresponsable de coordinación y finanzas de Podemos en Cataluña, pero no como asesor del grupo de los comuns, sino del gobierno provincial, concretamente del área de educción, deportes y juventud, cuyo delegado es el socialista Javier Silva. Sorprendentemente, un miembro del equipo de gobierno fichó como asesor a un dirigente de un partido de la oposición.

Según avanzó eldiario.es, Cáceres es el compañero sentimental de Marta Morell, la única concejal de Podemos de Sabadell, que es la que posibilitó que en esta ciudad gobierne la socialista Marta Farrés. En Sabadell, Podemos y los Comuns se presentaron por separado en las municipales.

En Sabadell le cerraron la puerta

El pasado julio, Morell, que es la segunda teniente de alcalde de Sabadell, intentó fichar a su compañero como asesor de su propia área municipal. La oposición puso el grito en el cielo. Y la alcaldesa Farrés desbarató los planes de Morell. Sin embargo, medio año después, Cáceres entró en nómina de la Diputación como asesor del gobierno provincial.

Fuentes de los comuns se desmarcan de su contratación. Incluso apuntan que si los socialistas buscaban un asesor para el área de educación, deporte y juventud tenían “mejores opciones” que Cáceres, un doctor en historia especializado en nutrición. Señalan que una de estas opciones era la exsenadora Tortolero, contratada como asesora del grupo socialista, cuando atesora títulos académicos y una contrastada experiencia en el sector educativo y de la juventud. Incluso dirigió una escuela hogar. En la actualidad es teniente de alcalde de educación de Sant Joan de Vilatorrada.

Asesora investigada

La contratación de asesores en la Diputación ha generado diversas controversias, no solo por la identidad de los elegidos, sino también por las tareas que se les encomendó. Por ejemplo, la exconcejal barcelonesa Maite Fandos (JxCat) fue contratado en septiembre pasado como asesora del gobierno de la Diputación, para el área de innovación, cuando no tiene experiencia en este campo.

En una conversación grabada por orden judicial que figura en el sumario del caso de las subvenciones de deportes de la Generalitat, Fandos se quejaba amargamente de que la hubiesen destinado a innovación. Fandos figura entre los investigados de este caso.

JxCat aprovechó la cuota de asesores que le corresponden en la Diputación de Barcelona para colocar a dirigentes que habían quedado sin empleo público e, incluso, a personas de la confianza de Carles Puigdemont como Georgina Pou, jefe de gabinete de la vicepresidenta del Pdecat, Míriam Nogueras.

Entre los asesores aparecen representantes de todas las formaciones representadas en la corporación como el socialista Antoni Fogué, que fue presidente de la Diputación de Barcelona entre 2008 y 2011; Koldo Blanco, concejal de Ciudadanos en Barcelona hasta las elecciones del pasado mayo; Marc Bertomeu, exdirigente de los comuns; o los exdiputados populares Juan Milian y Josep Llobet.

En julio, el gobierno de Nuria Marín nombró a los primeros 57 asesores, que fue incrementando hasta los 78 actuales, los mismos que tenía su antecesor. No obstante, todavía podría aumentar su número. En el pleno de la Diputación de Barcelona del pasado 23 de julio se acordó colocar el listón en un máximo de 92. Que estén en nomina de la corporación provincial no les impide que trabajen para sus respectivos partidos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad