Dos socialistas en el núcleo duro de la acción independentista

stop

Maria Badia se sitúa al frente de las embajadas catalanas y Joan Ignasi Elena coordina el nuevo Pacto Nacional por el Referéndum

El parlamentario del PSC, Joan Ignasi Elena, en una imagen del pasado enero | EFE

Barcelona, 03 de enero de 2017 (06:00 CET)

Maria Badia y Joan Ignasi Elena son dos históricos socialistas que ahora están en la sala de máquinas del independentismo. La primera, que fue eurodiputada durante diez años, acaba de ascender a número dos del consejero Raül Romeva y tiene bajo su mando a las embajadas de la Generalitat en el extranjero. El segundo, ex diputado en el parlamento catalán y ex alcalde de Vilanova i la Geltrú, coordina desde hace unos días el Pacto Nacional por el Referéndum, el nuevo instrumento creado por el presidente Carles Puigdemont para conseguir una consulta pactada con el Estado.  

Badia y Elena coincidieron en la ejecutiva del PSC que lideraba Pere Navarro. Formaban parte del llamado "sector más catalanista" del partido, que creció bajo la protección de Raimon Obiols. Elena incluso disputó a Navarro la primera secretaría en el congreso de diciembre de 2011: perdió el pulso, aunque se integró en la dirección de los socialistas catalanes. Badia y Elena abandonaron el PSC porque defendían la convocatoria de un referéndum. Ahora, la ex eurodiputada se encarga del aparato diplomático de la Generalitat y el ex alcalde coordina el movimiento de partidarios de la consulta.  

El Diario Oficial de la Generalitat publicaba este lunes la designación de Maria Badia, que en mayo cumplirá 70 años, como secretaria de Asuntos Exteriores y de la Unión Europea. Hasta ahora, era directora general, pero el ascenso la ha convertido en la número dos del departamento de Romeva y en su principal colaboradora. Bajo su responsabilidad están las delegaciones de la Generalitat en el exterior, las llamadas "embajadas".  

El gobierno central recurrió la Secretaría de Asuntos Exteriores 

Uno de los motivos por los que el gobierno de Mariano Rajoy recurrió la creación del departamento de Romeva fue porque contemplaba una Secretaría de Asuntos Exteriores con funciones diplomáticas que consideraban reservadas al Estado.  

Raül Romeva, Maria Badia y Oriol Junqueras, actual vicepresidente económico de la Generalitat, trabaron una buena amistad cuando coincidieron de diputados en el Parlamento Europeo. Se presentaron por partidos distintos –ICV, PSC y ERC-, pero han acabado confluyendo en posiciones independentistas.  

Un cambio de sillas pactado

Como secretaria de Asuntos Exteriores de la Generalitat, Badia ha substituido al republicano Jordi Solé, que a su vez reemplazará a Ernest Maragall como eurodiputado. Se trata de un cambio de sillas pactado desde el principio de la legislatura. Todo estaba acordado, confirman fuentes del departamento de Asuntos y Relaciones Institucionales.  

Joan Ignasi Elena rompió la disciplina del PSC cuando, en enero de 2014, votó a favor de solicitar al Congreso de los Diputados la potestad para convocar una consulta sobre la independencia de Cataluña. Elena y dos compañeras, Maria Geli y Núria Ventura, fueron desterradas al grupo mixto de la cámara catalana. Poco después, Elena impulsó Avancem.

De manera más discreta, Badia se apartó del PSC y entró en Moviment d'Esquerres (MES). Hace un año, Romeva se la llevó a su departamento.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad