Carles Puigdemont y su abogado, Gonzalo Boye, en Bruselas el 18 de octubre de 2019. Foto: EFE/JA

El abogado de Puigdemont ‘brinda’ con Calvo y Marlaska

stop

Gonzalo Boye asegura que las declaraciones de Carmen Calvo y Fernando Grande-Marlaska torpedean su extradición a España

Barcelona, 02 de noviembre de 2019 (10:53 CET)

Carles Puigdemont vive un momento crucial de su huida justo cuando se acaban de cumplir dos años de su fuga de España hacia Bélgica. El juez Llarena volvió a activar la orden de extradición del ex President de la Generalitat, que está pendiente de la vista con el juez, el 16 de diciembre, para saber si las autoridades belgas le entregan a las españolas por los delitos de sedición y malversación o puede seguir su plácida vida en el caserón de Waterloo.

El abogado de Puigdemont Gonzalo Boye prepara intensamente su defensa para burlar de nuevo a la justicia española. Cree que la razón le ampara y ve en la sentencia del juicio del procés, que condenó hasta con 12 años y medio de cárcel a Oriol Junqueras y el resto de ex consellers, un punto a favor de su defendido. Pero lo que más celebra son las declaraciones de Carmen Calvo y Fernando Grande-Marlaska.

Boye mantiene, en su artículo semanal en El Nacional, que el acuerdo de extradición bilateral entre España y Bélgica no supone la entrega inmediata ni automática, sino que se basa en “la confianza entre estados, pero nadie ha dicho que sea una confianza ciega, sino una entre iguales cuando se comportan como tales”. Asegura, sin embargo, que la confianza se está resquebrajando y culpa de ello a la vicepresidenta y al ministro del Interior.

“Se rompe esa confianza cuando los políticos de un estado intentan que los jueces de otro se sientan presionados o cuando advierten con diversas consecuencias en caso de no actuar tal cual ellos esperan”, asegura Boye, y pone nombres sobre la mesa: “Calvo, Marlaska y otros candidatos se están transformando en una buena línea de defensa y nunca es tarde para agradecerlo, pero, qué duda cabe, sus manifestaciones resquebrajan la confianza entre estados”.

Carmen Calvo ha sido la más criticada por sus declaraciones de los últimos días acerca de la extradición de Puigdemont. La vicepresidenta del Gobierno en funciones aseguró que no entendería que la justicia belga no entregara al ex presidente catalán y que, si eso sucedía, el ejecutivo de Pedro Sánchez tomaría sus “decisiones”. El independentismo se le echó encima con el argumento de que estas declaraciones pondrían en duda la separación de poderes y tratarían de presionar.

La estrategia de defensa de Puigdemont

El letrado de Puigdemont detalla buena parte de la defensa que hará del ex presidente catalán en la vista ante el juez belga, aunque probablemente se guarde algunas bazas. Asegura que una de las claves es la traducción al neerlandés y el inglés y que no es fácil el matiz entre sedición y rebelión, ni la justificación de la sedición y las penas impuestas. En este sentido, asegura que la sentencia juega a favor de Puigdemont.

Pero no todo es celebración para Gonzalo Boye, el polémico abogado condenado por colaborar con ETA. En el mismo artículo advierte que la defensa del político catalán fugado cada día es más difícil. “Después de 2 años luchando con las diversas órdenes europeas de detención y entrega tengo la sensación de estar no ya en el mismo punto, que no lo estamos, sino explicando las mismas cosas”.

Si bien cree que “en ninguno de los escenarios jurídicos en los que se dará esta nueva batalla” es fácil lograr la entrega de Puigdemont, hace una advertencia a los suyos: “Que nadie se confíe ni baje la guardia, serán meses trepidantes en los cuales todos tendremos que hacer el mejor derecho que conozcamos para demostrar lo que todos sabemos”.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad