El ala antinacionalista de Podemos: “Pablo Iglesias se equivoca en Cataluña”

stop

DEBATE SOBERANISTA

El politólogo, Enric Martínez, de Podemos./ED

11 de noviembre de 2014 (21:05 CET)

Podemos tiene un asunto pendiente en Cataluña. Con el proceso soberanista más vivo que nunca, tras la consulta del 9N, y con la posibilidad de que el President Artur Mas convoque elecciones anticipadas, con carácter plebiscitario, la formación que lidera Pablo Iglesias camina con pies de plomo, lo que contrasta con su gran locuacidad en el resto de España, en línea con su posición ascendente.

Defiende el derecho a decidir, critica –Iñigo Errejón a través de su cuenta de twitter-- la posición de Mariano Rajoy, “más de dos millones de catalanes acudieron el domingo a votar pese a prohibiciones o amenazas, un gobernante que gobernase escucharía el mensaje”, y se acerca al problema catalán con una actitud comprensiva, pero no defiende la independencia de Cataluña.

La influencia de Anguita

Pese a todo, una corriente interna de Podemos advierte de que la formación puede caer en el error de otros partidos, “como ICV o el PSC”, y entrar en una dinámica nacionalista, “cuando sus votantes no quieren saber nada de ello y se han acercado precisamente a Podemos para impulsar políticas alternativas, lejos de los postulados nacionalistas de siempre”.

Quien así se expresa es Enric Martínez, politólogo, doctorado por el Instituto Universitario Europeo (Florencia), que lidera una de las corrientes críticas en los círculos de Podemos en Cataluña. Martínez es activista de Frente Cívico Somos Mayoría, el foro que impulsó el ex dirigente de Izquierda Unida, Julio Anguita, de donde bebe, desde sus orígenes Podemos.

Más poder a las clases trabajadoras

Martínez es uno de los principales candidatos que han presentado una candidatura frente a la de Pablo Iglesias para ser elegido secretario general de Podemos. Las votaciones arrancaron el pasado lunes y finalizan este viernes. Al frente de Podemos Unidos, Enric Martínez arremete contra Iglesias, y prepara una denuncia al asegurar que “se han vetado nombres, y se ha vulnerado la democracia interna de la formación”. Los miembros de su candidatura presentaron en la Asamblea sí se puede una iniciativa contraria al derecho a decidir.

El candidato, que pasa ya de largo los 40 años, y que ha vivido en sus carnes la precariedad del mundo académico, cree que Iglesias “se equivoca en Cataluña”, que el discurso debería ser netamente antinacionalista, teniendo en cuenta a quien debería defender.

La lectura de Martínez es que los votantes de Podemos en Cataluña, como en otras comunidades, a partir de los datos que arrojaron las elecciones europeas, es claro: “el objetivo es empoderar, darles voz y poder, a los votantes, que son desempleados, trabajadores precarios, o inmigrantes, aunque también hay trabajadores y profesionales de clase media empobrecidos”.

Los votantes de Podemos, en el área metropolitana

En Cataluña esos votantes están en zonas geográficas muy concretas. “Los 120.000 votos de las europeas se concentraron en el área metropolitana de Barcelona, y en los barrios de las ciudades de interior, en su gran mayoría son castellano-hablantes, de origen obrero, y tenían como gran referente al PSOE de Felipe González, que se han quedado huérfanos, con un PSC en decadencia”, asegura. "Sólo 20.000 votos fueron de la ciudad de Barcelona", añade.

Martínez, que presenta candidatura junto a otros nombres, como Xavier Mignorance; Vicente Serrano; Elvira Moreno, Paco Osorio, o Thomas J. Miley, asegura que en Podemos se están integrando, con el beneplácito de Juan Carlos Monedero, --el gran teórico de Podemos-- miembros de Procés Constituent, de la monja Teresa Forcades y Arcadi Oliveres.

Se trata de un movimiento, integrado en Guanyem Barcelona, que presentará una candidatura al Ayuntamiento de Barcelona, de inspiración cristiana y nacionalista, favorable al derecho a decidir. Ese catolicismo subyace, de hecho, en todo el arco de partidos catalanistas.

Colectivos más desfavorecidos

En esas tesis, favorables al derecho a decidir, están ahora las caras más visibles de Podemos en Cataluña, como Beatriz Rilova, o el portavoz Marc Bartomeu, quien ha rechazado, sin embargo, el proceso hacia la independencia.

Para no caer “en ninguna trampa”, afirma Martínez, el objetivo debe ser “asumir la realidad social de los colectivos más desprotegidos de Cataluña, y darles poder”. Por ello, su corriente interna trata de ganar influencia en el proceso de elección de la cúpula de Podemos, pensando en Cataluña y en el futuro inmediato, que puede pasar en pocos meses por unas elecciones al Parlament, con carácter pebliscitario.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad