La manifestación independentista de este 16 de marzo en Madrid. Foto: EFE/JJG

El Gobierno y la ANC chocan por la protesta independentista en Madrid

stop

La organización cifra en 120.000 personas la asistencia a la manifestación independentista en Madrid; la delegación del Gobierno la rebaja a 18.000

16 de marzo de 2019 (19:53 CET)

La manifestación independentista en Madrid no alcanza su objetivo de llevar a 50.000 personas a la plaza de Cibeles a favor del "derecho a la autodeterminación". La delegación del Gobierno en Madrid cifró en 18.000 los asistentes a la primera gran protesta del separatismo en la capital española, con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, al frente.

Por su parte, los organizadores de la concentración transmitieron la cifra de 120.000 personas antes de que la delegación del Gobierno diera su veredicto. Alrededor de 500 autocares, 450 autobuses y una quincena de trenes AVE trasladaron a miles de Catalanes a Madrid, y 500 efectivos de la Policía Nacional velaron por la seguridad.

La cifra de la delegación del Gobierno, que se hizo eco de información proporcionada por la Policía Nacional, representa menos de la mitad de las 47.000 personas que, según la policía belga, participaron en la marcha de 2017 en Bruselas contra la aplicación del artículo 155 en Cataluña.

Medio Govern defiende la autodeterminación en Madrid

La consejera de la Presidencia de la Generalitat, Elsa Artadi, avanzó el viernes que al menos medio Govern participaría en la manifestación. Además de ella y Torra, otros miembros del Ejecutivo catalán presentes fueron la titular de Cultura, Laura Borràs; la de Salud, Alba Vergés; la de Agricultura, Teresa Jordà.

Diputados en el Congreso y candidatos de ERC a las elecciones generales, como Gabriel Rufián, Carolina Telechea y Diana Riba, también se unieron a los independentistas en Madrid, así como figuras del Pdecat. El ex presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, vivió la manifestación vía streaming de la ANC desde su casa en Waterloo (Bruselas).

"Muy emocionado viendo el éxito de la manifestación de Madrid", escribió el líder independentista fugado en Twitter. "Es muy importante haberla hecho, y haberla hecho tal y como fue concebida: con esteladas, en la calle, de carácter festivo y reivindicativo, y acompañados de gente de toda España. Gracias ANC y Òmnium", añadió.

ANC: "El juicio es una vergüenza democrática"

Bajo el lema "La autodeterminación no es un delito. Democracia es decidir", la ANC y Òmnium convocaron la primera gran concentración independentista en Madrid para protestar contra el juicio al "procés" en el Supremo, después de una protesta similar en Barcelona en febrero en la que participaron unas 200.000 personas, según la Guardia Urbana.

Más de 60 colectivos se sumaron a la convocatoria en las últimas semanas, desde organizaciones de la sociedad civil hasta partidos políticos. "El juicio del 'procés' es un intento perverso de criminalizar el derecho a la autodeterminación", aseguró la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, en la plaza de Cibeles este sábado.

"El juicio es una vergüenza democrática, donde se sientan en el banquillo de los acusados los representantes legítimos de Cataluña", agregó Paluzie. "Somos un pueblo que sufrió la represión el 1-O. Los pueblos tienen derecho de autodeterminación. El pueblo catalán es histórico", concluyó.

Durante su intervención, el vicepresidente de Òmnium, Marcel Mauri, dijo: "No hemos venido a provocar a nadie. Hemos venido a defender los derechos fundamentales que hoy están en riesgo".

Torra pide a España que escuche "los gritos de libertad"

Antes del inicio de la manifestación, Quim Torra pidió a España que escuche "los gritos de libertad" y "de independencia" de la manifestación, y advirtió: "No pararemos, ni nos pararán". No existen "luchas pequeñas por los derechos civiles ni viajes largos por el derecho de autodeterminación", comentó.

Por su parte, Roger Torrent censuró el "juicio-farsa" en el Supremo y avisó que el "conflicto político entre Cataluña y el Estado solo se resolverá con democracia". Torrent definió la protesta como "una demostración contundente, pacífica y cívica, democrática, de dignidad colectiva" en servicio de la democracia y los derechos y libertades.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad