El ministro del Interior, sobre Pujol: “Todos los ciudadanos somos iguales ante la ley”

stop

Fernández Díaz asegura que la confesión va mucho más allá del ámbito familiar

Jorge Fernández Díaz, en un acto electoral./EFE/Jaume Sellart

29 de julio de 2014 (16:49 CET)

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha mandado un mensaje a Jordi Pujol: “Todos los ciudadanos somos iguales ante la ley, nadie es una excepción”. El político catalán ha tachado de “inevitable” la renuncia a todos los cargos y distinciones honoríficas del ex mandatario de la Generalitat “dadas las circunstancias tristes y penosas que rodean este caso”.

Convergència Democràtica y los miembros del Govern de este partido (sus socios, Unió Democràtica, se han quedado al margen de la polémica) evitan incidir demasiado en la confesión de Pujol escudándose en que se trata de un tema personal. “No seremos nosotros quienes hagamos sangre”, ha manifestado el portavoz del Ejecutivo catalán, Francesc Homs, en la rueda de prensa tras la reunión del Consell Executiu. El ministro rechaza que se hable del caso como un “asunto familiar y personal”. Aunque afecte de forma muy profunda al clan Pujol, Fernández Díaz afirma que tiene una “dimensión política indudable”.

También lamenta de que la confesión ataña a la persona que ha sido el mayor referente de la política catalana de los últimos 25 años. “Referente ético y moral” más allá del ámbito nacionalista, según su punto de vista. “Muchas personas se sienten profundamente defraudadas, dolidas y consternadas”, indica. “Su confesión marca un antes y un después”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad