Puigdemont, flanqueado por Torra y la consellera de Presidencia, Elsa Artadi, durante una reunión de JpC en Bélgica. EFE

El Pdecat de Puigdemont reivindica ahora la vía unilateral de independencia

stop

El Pdecat ignora el llamamiento al realismo de ERC y aboga por "hacer efectiva" la DUI en vísperas de una Diada que busca escenificar unidad soberanista

Iván Vila

Economía Digital

Puigdemont, flanqueado por Torra y la consellera de Presidencia, Elsa Artadi, durante una reunión de JpC en Bélgica. EFE

Barcelona, 10 de septiembre de 2018 (17:46 CET)

El nuevo Pdecat, remozado a principios del verano al gusto de Carles Puigdemont, ya empieza a mostrar mucha mayor sintonía con las tesis del expresidente catalán y de Junts per Catalunya (JpC) que cuando lo lideraba Marta Pascal. Este lunes, con motivo de la celebración de la Diada, la formación neoconvergente emitió un comunicado en el que volvía a reivindicar la vía unilateral emprendida el 27 de octubre del año pasado, la que acabó en vía muerta y precipitó la aplicación del artículo 155 en Cataluña.

"No desfalleceremos hasta hacer efectiva la declaración de independencia del Parlament de Cataluña del 27 de octubre de 2017", reza el manifiesto, difundido en vísperas de un 11 de septiembre que debería servir para resaltar los puntos en común del independentismo, y pocas horas después de que el presidente de ERC, Oriol Junqueras, rechazara los "atajos" para la independencia y apostara únicamente por un referéndum pactado.

Mensaje de Junqueras

En respuesta por escrito a preguntas de TV3, Junqueras lanzaba un mensaje a JpC, a Puigdemont y a su sucesor al frente de la Generalitat, Quim Torra, y les instaba a tener "el coraje de hablar claro" y reconocer que ese, el de buscar una consulta acordada, es el único camino posible. Esa es desde hace meses la postura de ERC, que hasta la renovación, en julio, de la cúpula del Pdecat, tuvo en la formación entonces liderada por Pascal un aliado que ejercía de contrapunto al maximalismo exhibido por JpC. Pero las tornas han cambiado. Y para muestra, el manifiesto.

Desde que en 2012 la concentración convocada por la Assemblea Nacional Catalana (ANC) se convirtió en un evento masivo, cada Diada se ha celebrado en un contexto distinto. Si la del año pasado se hizo en el interín entre la convocatoria y la celebración del referéndum ilegal del 1-O, la de 2018 llega con el 155 ya desactivado pero con los principales líderes soberanistas en prisión preventiva o expatriados, y con el soberanismo desubicado y dividido por lo que respecta a la estrategia a seguir a partir de ahora.

Catarsis por la unidad independentista

La movilización de este martes se ha diseñado, en ese contexto, como una catarsis que permita celebrar aquello que une, y no lo que separa, al independentismo. De ahí que el lema escogido por la ANC sea ese "hagamos la república". que se ha convertido en letanía tan recurrente como inconcreta. Y de ahí que Torra rebajara a instancias de ERC el tono de su conferencia de la semana pasada.

La única apuesta compartida es la de la denuncia contra la "represión" ejercida contra el independentismo y la de un diálogo con Pedro Sánchez que se asume menos que incierto. Más allá, los caminos de los estrategas de unos y otros se separan, así que mejor poner las luces cortas y hablar solo de un otoño que se pretende cargado de movilizaciones que caldeen las reuniones bilaterales, el segundo encuentro entre Torra y Sánchez, las redes sociales y los informativos.

La primera de esas citas en la calle es la Diada, con lo que es clave no pinchar

La primera de esas citas en la calle es la Diada, con lo que es clave no pinchar. Eso explica también el cierre de filas en torno a los puntos de unión del soberanismo, al que disciplinadamente se ciñeron incluso Puigdemont y sus exconsellers en el manifiesto con el que la semana pasada hicieron una llamada a la participación masiva en la concentración de la ANC en la Diagonal de Barcelona. 

La ANC y la CUP, otros discrepantes

Pero el Pdecat, con su insistencia en la vindicación de la DUI (declaración unilateral de independencia), va más allá de ese mínimo común denominador que se pretendía destacar. Y no es el único. La propia presidenta de la ANC, Elizenda Paluzie, ya se desmarcaba este mismo lunes, situándose además en las antípodas del planteamiento de Junqueras: "la vía unilateral es la única posible para la independencia aunque su dificultad es ingente", insistía. 

Hay más disidencias. La CUP ha emitido su propio comunicado sobre la Diada, en el que vuelve a acusar a JpC y ERC de haber vuelto a una "vía autonomista" que es "una vía muerta" y en el que llama a iniciar con la Diada "una ofensiva popular" que "no puede pasar por el Parlament", sino por la calle.

Con 440.000 inscritos para participar en la concentración, según asegura la ANC, la unidad independentista será este martes un multitudinario espejismo.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad