El PP admite que el 'caso Rato' echa por tierra su estrategia

stop

Algunos miembros del partido aseguran que la detención del ex ministro obliga a cambiar el discurso de la campaña

Mariano Rajoy y Rodrigo Rato en una imagen de archivo

en Barcelona, 26 de abril de 2015 (13:17 CET)

¿Le pasará factura al PP el caso Rato? Algunos miembros de la dirección nacional del partido lo tienen claro. Admiten que ha sido un duro golpe y que echa por tierra la estrategia de campaña del PP. El discurso previsto, centrado en la recuperación económica y las medidas adoptadas contra la corrupción, pierde fuelle tras lo ocurrido.

El escándalo que atañe al ex vicepresidente del Gobierno y ex ministro ha supuesto un gran varapalo para el PP a pocas semanas de las elecciones.

Además hay cierto malestar interno entre los dirigentes de la formación por la gestión del caso Rato. Hay dudas sobre cuánto tiempo se estaba investigando al ex ministro, quiénes realmente conocían dicha investigación, y quiénes más están en la lista que controla el Gobierno y por qué se ha filtrado ahora el nombre de Rato.

De Rato, a Trillo 



En el PP admiten textualmente que están "noqueados" con este asunto porque les desmonta por completo la campaña electoral. Además, al caso Rato se suma también las últimas informaciones sobre Federico Trillo y Vicente Martínez-Pujalte. Supuestamente, cobraron de una constructora que hacía obra pública cuando eran diputados del Congreso.

Castigo andaluz y Ciudadanos pisando fuerte 

Y la caída que ha sufrido el PP en Andalucía tampoco es una buena señal de cara a las próximas elecciones. El ascenso del partido de Albert Rivera, Ciudadanos, además también genera cierta inquietud en muchos cargos del PP.

Según la última encuesta publicada por El País, incluso los votantes castigarían al PP en comunidades como Extremadura. Aunque PP y PSOE, en este caso, se distancian de otras formaciones como Podemos o Ciudadanos. El actual presidente José Antonio Monago perdería siete escaños. Sin embargo, el PP seguiría siendo la primera fuerza política, tres puntos por delante del PSOE que perdería ocho escaños. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad