Los líderes del PP y Cs, Pablo Casado y Albert Rivera, en un acto en el Congreso el 27 de junio de 2019. Foto: EFE/Ballesteros
stop

En el PP entienden la repetición electoral como un "disparate" de Sánchez, pero reconocen que podrían salir beneficiados en cualquier escenario

Economía Digital

Los líderes del PP y Cs, Pablo Casado y Albert Rivera, en un acto en el Congreso el 27 de junio de 2019. Foto: EFE/Ballesteros

Barcelona, 29 de junio de 2019 (12:51 CET)

La repetición electoral que Pedro Sánchez puso sobre la mesa esta semana se entiende como un "disparate" en las filas del Partido Popular, pese a que fuentes de la formación reconocen que serían los únicos, junto con los socialistas, que podrían salir beneficiados. No obstante, los de Pablo Casado avisan de la posibilidad de que Ciudadanos o Podemos frustren unos nuevos comicios.

Uno de los escenarios que se maneja en el PP es que, en los próximos días, los líderes de Podemos y Cs hagan todo lo posible por evitar una repetición electoral, dado que asumen que no le vendría bien ni a Pablo Iglesias ni a Albert Rivera. Los populares consultados por Efe apuntan que el propio Sánchez piensa que al final el partido naranja se abstrendrá para evitar ir a otras votaciones.

El otro escenario es que Sánchez lleve el "pulso" en las negociaciones con Iglesias hasta las últimas consecuencias y que se presente a la investidura en julio aunque no tenga los apoyos necesarios, para después agotar el plazo hasta convocar elecciones. Fuentes populares ven probable que el presidente del Gobierno en funciones no se presente a una segunda investidura para no ceder a las exigencias de Podemos.

Por su parte, Sánchez, que anunciará el martes la fecha de la investidura, insiste en que quiere formar gobierno en julio pese a su negativa de ofrecer ministerios a Podemos.

En la tertulia La Plaza de esta semana se comenta acerca del quietismo de Sánchez ante la investidura:

El PP se reconoce cómodo en cualquier escenario

A Casado cualquier opción le va bien. Una abstención de Cs no sería criticada por el PP, de la misma forma que si el partido de Rivera mantiene su estrategia actual de no facilitar la investidura no habría problema. En los pasillos de Génova valoran que en cualquier caso Casado gana, ya sea dominando la oposición o bien marcando el perfil "moderado" de Casado como "un hombre de Estado".

Explican las fuentes populares que por este motivo Casado cesó los ataques contra Cs en las últimas semanas. Todas las referencias recientes a Rivera son para agradecer su "generosidad" en los pactos en las distintas autonomías y ayuntamientos, e incluso para afirmar que lo ve como un "líder consolidado", pese a la crsis interna que vive el partido con la marcha de varios de sus dirigentes.

Casado es uno de los que más insiste en que debe producirse la investidura de Sánchez, aunque no la facilitará con una abstención. Su estrategia, en cambio, pasa por apoyar que la faciliten otras formaciones como Coalición Canaria, Navarra Suma o UPN.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad