El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha firmado la ley del referéndum, junto a todos los diputados soberanistas. EFE/Andreu Dalmau

El soberanismo provoca a Rajoy con la 'ley fundacional de la república'

stop

Junts pel sí (JPS) y la CUP registra en el Parlament la ley de desconexión con España, con un plan para convocar elecciones constituyentes si gana el sí el 1-O

Manel Manchón

Economía Digital

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha firmado la ley del referéndum, junto a todos los diputados soberanistas. EFE/Andreu Dalmau

Barcelona, 28 de agosto de 2017 (12:35 CET)

Una nueva provocación al Gobierno de Mariano Rajoy, a la espera de que reaccione, pero sin permitir que tome todavía cartas en el asunto: ley de transitoriedad jurídica y “fundacional de la república”. Ese es el pomposo nombre de la ley de 'desconexión con España' que el soberamismo ya tiene preparada y que ha registrado este lunes en el Parlament. Se trata de una ley con 89 artículos y tres disposiciones que se aplicará si el sí gana el referéndum del 1-O.

Los grupos de Junts pel Sí y la CUP han decidido tramitar la ley de 'desconexión', aunque no tendrá todavía ninguna consecuencia jurídica hasta que la Mesa del Parlament no la admita a trámite, con lo que impide que el Gobierno pueda presentar un recurso.

Si gana el "sí" el 1-O, ley de la República, si gana el no, elecciones autonómicas

La admisión a trámite no está prevista, pero sí existe el compromiso de aprobarla en el pleno de la cámara catalana antes del referéndum. Se trata, según el diputado de Junts pel Sí, Lluís Corominas, de establecer la vía jurídica para los catalanes que voten sí en el referéndum. En el caso de que ganara el 'no' se asegura que se convocarán elecciones autonómicas, y la ley no entraría en vigor.

El independentismo, con el presidente catalán Carles Puigdemont al frente, está dispuesto a jugar al límite, y se cree su propio proyecto, pese a la determinación del Gobierno de Rajoy de impedir el referéndum. En el caso de que ganara el sí, sin tener en cuenta una participación mínima, entraría en vigor la “ley fundacional de la República” que marcaría un tiempo para convocar elecciones constituyentes. Tras esos comicios, se elaboraría la Constitución del nuevo estado catalán.

La cuestión es que sigue siendo un gesto, a falta de que la Mesa del Parlament la admita a trámite, cuando tampoco ha querido tramitar la ley del referéndum, que debe dar cobertura al 1-O. Esa última gestión, sin embargo, puede ser inminente. Es el Govern quien podría aprobar la ley, a través de un decreto ley, este mismo martes, haciendo responsable a todo el gabinete de Puigdemont.  

Hemeroteca

Referéndum 1-O
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad