Oriol Junqueras, en prisión preventiva, expone su posicionamiento político a través de un holograma (con la lectura de su hermano Roger) durante una reciente conferencia organizada por ERC en Barcelona.

El TS emplaza a los observadores del juicio del 1-O a seguirlo por TV

stop

El Supremo rechaza la presencia de observadores nacionales e internacionales en la sala del juicio contra los dirigentes independentistas

Josep Maria Casas

Economía Digital

Oriol Junqueras, en prisión preventiva, expone su posicionamiento político a través de un holograma (con la lectura de su hermano Roger) durante una reciente conferencia organizada por ERC en Barcelona.

Barcelona, 01 de febrero de 2019 (20:51 CET)

El Tribunal Supremo (TS) ha rechazado la declaración como testigos en el juicio contra Oriol Junqueras y el resto de dirigentes independentistas del Rey Felipe VI, Carles Puigdemont –por encontrarse en rebeldía- o Pilar Rahola –por considerar sus valoraciones “prescindibles”-. Ha dado carpetazo a decenas de propuestas de testigos formuladas por las diversas partes, así como a la presencia de observadores nacionales o internacionales en la sala donde se desarrollará el juicio a partir del 12 de febrero.

En un auto que se dio a conocer este viernes, el TS argumenta que todos los ciudadanos pueden ser “observadores” del juicio porque las sesiones serán televisiadas en directas y se podrán seguir por streaming en la web. Por este motivo, no considera necesario que se acrediten observadores nacionales o internacionales, solicitados por las defensas, porque podrán seguir el juicio sin necesidad de estar en la sala.

El alto tribunal reconoce que los observadores constituyen un “sano elemento de fiscalización del ejercicio democrático” del funcionamiento de la justicia. Por este motivo, autorizaron que las sesiones se retransmitan en abierto porque, así, “todo ciudadano” podrá convertirse en observador.

Peticiones de observadores

La defensa de los acusados pidió la presencia de cinco observadores en la sala del juicio. Sin embargo, el TS insiste en que, a través de las retransmisiones, ni siquiera habrá una limitación del número de observadores que sigan las sesiones.

Diversas entidades de derechos humanos solicitaron acudir al juicio como observadores. Incluso constituyeron la plataforma Trial Watch-Catalana Referendum Case para plantear la petición de cinco plazas. Otras entidades, como Amnistía Internacional, también pidieron que se les reconociera como observadores.

Incluso el Consejo de Ilustres Colegios Oficiales de Abogados de Cataluña (Cicat) se dirigió a los colegiados para buscar voluntarios para acreditarse como observadores. Según la comunicación a la que ha tenido acceso este medio, se les planteó que asistieran a las sesiones del juicio “a nivel personal”.

Por lo tanto, se les indicó que “no podrían, en ningún caso, hacer declaraciones o manifestaciones en nombre o representación del Cicac”. También se les recordaba que deberían hacerse cargo de los gastos de viaje, alojamiento y manutención.

En cambio, el TS ha reservado dos plazas en la sala del juicio para familiares o asesores de cada uno de los doce acusados.

Entre los centenares de testigos que aceptó el TS destacan Mariano Rajoy, Soraya Sáenz de Santamaría, Cristóbal Montoro, Atur Mas, Iñigo Urkullu, Roger Torrent, Gabriel Rufián, Joan Tardà y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad