El varapalo millonario de Sanidad a los enfermos de hepatitis C

stop

El ministerio, con Ana Mato al frente, ha pasado la tijera a los tratamientos y ahora, también, a los nuevos medicamentos

La ex ministra de Sanidad, Ana Mato

Barcelona, 04 de enero de 2015 (21:18 CET)

¿Qué ocurre con los enfermos de hepatitis C en España? Discriminados, indefensos e ignorados son algunos de los adjetivos que definen la situación en la que se encuentran en la actualidad los afectados por esta infección. El Ministerio de Sanidad dosifica los nuevos medicamentos después de haber pasado los últimos años la tijera por los diferentes tratamientos y terapias para los enfermos.

Este departamento del Gobierno, que estuvo en manos de Ana Mato hasta hace muy poco, ha rebajado en un año la dotación de los diferentes tratamientos y la prevención de la hepatitis C en casi 80 millones de euros. Ha pasado de rozar los 180 millones en 2013 a bajar de los 100 millones doce meses después, según los últimos datos de la consultora IMS Health. 

800 millones más en 2015


Los expertos critican que la gestión sanitaria en manos de Mato se ha caracterizado por el desvío de las dotaciones de la hepatitis C a otras patologías. Y tras la salida de la ministra, la situación no ha mejorado.

El año ha arrancado con protestas de los enfermos en algunos hospitales de España --el 12 de Octubre de Madrid y el Josep Trueta de Girona-- porque los nuevos fármacos con una elevada eficacia sólo llegan a un número reducido de enfermos. Los afectados exigen al Gobierno a revisar los presupuestos de 2015 y a añadir una partida extraordinaria de 800 millones de euros para tratar a todos los enfermos con la nueva medicación.

Casi medio millón de personas infectadas


Según la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH) y el propio Ministerio de Sanidad se estima que existen 480.000 personas infectadas, sin embargo, apenas 50.000 están diagnosticadas.

La AEEH además advierte de que 30.000 pacientes requieren de asistencia inmediata porque su situación es muy crítica. El presidente de esta organización, el doctor Jaime Bosch, ha puesto de relieve que los nuevos medicamentos se han introducido en España tarde y mal. "Ha pasado bastante tiempo entre que los medicamentos se introdujeron en Europa y se han probado en España", explica.

El riesgo de los pacientes por la limitación


Asimismo, estima que el acceso al tratamiento a comienzos de 2015 que el Ministerio ha asegurado para entre 5.000 y 7.000 pacientes sólo alcanza a cubrir a los casos de mayor riesgo durante apenas dos meses. A día de hoy, se estima que en España fallece una docena de personas diariamente debido a la hepatitis C.

La Plataforma de Afectados por dicha enfermedad calcula que hay 500 personas con hepatitis C al borde de la muerte. En España se calcula que se producen 10.000 fallecimientos al año de enfermos hepatitis C.

El problema que se esconde detrás de los nuevos medicamentos para la hepatitis C es económico. El coste de los tratamientos es mucho más elevado que en otros países de Europa. Pero, antes, tampoco España brillaba por la inversión en este campo. Bajo el mandato de Mato, España ha sido el país de la Unión Europea que menos ha invertido en combatir la Hepatitis C y el único que ha rebajado las dotaciones económicas.

Éxito en un 90% de los casos


La irrupción de los dos fármacos de nueva generación de los laboratorios Gilead y Janssen --Sofosbuvir y Simeprevir-- con unos costes por tratamiento de 25.000 euros, dado que se concentran en 12 semanas, alcanzan tasas de curación del 90% de los casos y una reducción de coste en el tratamiento continuado de la enfermedad, incrementando considerablemente el coste/eficacia sobre los tratamientos actuales de la hepatitis C.

Antes de poner fin al 2014, la AEEH ya puso de manifiesto su malestar con las medidas gubernamentales. Un manifiesto de la asociación ponía de relieve que el documento ministerial acerca del tratamiento de la hepatitis C se había elaborado al margen de los expertos en la materia.

Por ello, se recomendaba a los hepatólogos rehusar las recomendaciones incluidas en el documento e instaba a la Administración pública a reconsiderar su aplicación y a desarrollar una estrategia nacional de tratamiento de hepatitis C que tenga en cuenta a expertos clínicos y a pacientes.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad