Los negociadores de ERC no piensan aceptar las pretensiones de Puigdemont de gobernar desde Bruselas. Foto: EFE
stop

JpC trata de acelerar sin éxito el ritmo de la negociación, mientras ERC continúa esperando el paso al lado de Puigdemont

Barcelona, 24 de febrero de 2018 (04:55 CET)

ERC:33-35 diputados; Junts per Catalunya (JpC): 29-31. Este pronóstico electorl del Centro de Estudios y Opinión (CEO) de la Generalitat, dado a conocer este viernes, ha reforzado a ERC para endurecer el pulso que mantiene con JpC para concretar la investidura y la composición del futuro gobierno catalán.

"Firmarán lo que sea, no quieren ir a elecciones", era la letanía de JpC hace apenas unos días para describir su posición de fuerza en la negociación. El sondeo del CEO desmiente esta lógica y refuerza a ERC para mantener su postura, que sigue consistiendo en alcanzar un acuerdo global sobre cuatro puntos: la investidura simbólica de Carles Puigdemont en Bruselas, la investidura efectiva de otro candidato de JpC (Jordi Sànchez o Jordi Turull), el plan de gobierno de cara a los próximos años y el reparto del poder en la Generalitat.

Pero JpC desprecia este esquema y ya lo tiene todo a punto para forzar la situación con votaciones en un extraño pleno que se celebrará el próximo jueves.  No será una sesión ordinaria ni de extraordinaria. No será un pleno monográfico ni un pleno de investidura. No habrá gobierno en los bancos del gobierno. Será un debate sobre cuatro propuestas de resolución y, difícilmente, resolverá algo que no se haya resuelto previamente. Pero, al menos, el Parlament parecerá el Parlament después de un mes entero de inactividad. (En realidad, la inactividad podría cifrarse en cinco meses ya que en este tiempo tan sólo se ha celebrado la sesión constitutiva).

Enésima división

La cita del jueves en el Parlament puede acabar siendo un tiro en el pie del soberanismo, aunque hay días para corregir la actual situación de bloqueo. El grupo parlamentario de Puigdemont se descolgó con una propuesta de resolución que piensa someter a votación para "ratificar la confianza en Carles Puigdemont como presidente de la Generalitat". Pero ERC no se siente aludida, por mucho que JpC insista en que este redactado cuenta con su apoyo "sin aristas". Nada más lejos.

El pleno medirá la capacidad de JpC y ERC para superar sus tensiones internas. Este viernes hubo reunión a tres bandas, puesto que también se incorporó la CUP. Los antisistema han optado por wait and see, por esperar y ver. No piensan pronunciarse sobre el acuerdo de investidura que, por momentos, parece al alcance y, al cabo de poco, acaba desbaratado.

En paralelo, los partidos constitucionalistas siguen urgiendo que se ponga en marcha el reloj de las elecciones si persiste el bloqueo. Todos tienen prisas, excepto ERC, que, de pronto, se ha encontrado con el viento a favor de un sondeo y ahora negociará con más calma.

Hemeroteca

Carles Puigdemont
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad