Iceta refuerza Barcelona con el 'fichaje' de Escarp

stop

CONGRESO DEL PSC

 Miquel Iceta, deposita su voto en las primarias del PSC./EFE/Alejandro García

17 de julio de 2014 (21:03 CET)

Miquel Iceta escucha, debate, intercambia impresiones, y decide. Acaba la semana, antes de que este sábado sea proclamado por el congreso del PSC como nuevo primer secretario de los socialistas catalanes, con muchas decisiones ya tomadas, sin que ninguna corriente interna le haya impuesto ningún nombre.

Una de esas decisiones es la incorporación de Assumpta Escarp, portavoz del PSC en el Ayuntamiento de Barcelona, dirigente de larga trayectoria, y bien conectada con el poder fáctico que representa la federación socialista del Baix Llobregat.

Mano derecha de Collboni

Escarp, mano derecha ahora del alcaldable Jaume Collboni, será la secretaria de organización del PSC, una pieza básica en cualquier partido. Con ella, Iceta refuerza el papel de Barcelona, porque entiende que la capital catalana debe ser la primera referencia si los socialistas catalanes confían en recuperar un espacio central en la política catalana.

La doble condición de ser una dirigente volcada en Barcelona y mantener estrechos lazos con los responsables territoriales del Baix Llobregat se considera ahora esencial. Collboni formará también parte de la ejecutiva, como miembro nato, al ser alcaldable por Barcelona. 

Fogué, la política municipal

Pero Iceta ha tomado otras dos decisiones este jueves. Incorpora a Antoni Fogué, ex presidente de la Diputación de Barcelona y concejal en Santa Coloma de Gramenet como responsable en la ejecutiva de política municipal. Se trata de un político que conoce a la perfección las necesidades del mundo local.

Iceta también ficha a Esther Niubó como portavoz del partido. En los últimos meses, Niubó se había estrenado en ese cargo. Más tarde optó a la candidatura a las elecciones europeas, pero el cabeza de lista acabó siendo, tras unas primarias, el ya eurodiputado Javi López. Y Niubó, aunque fue en las listas, no salió elegida tras el mal resultado del PSC y del PSOE.

Niubó formó parte de la ejecutiva con Pere Navarro como primer secretario, al frente de la política europea. Y ha sido directora de la Fundació Campalans, bajo el propio Miquel Iceta, que ha sido el presidente de la fundación del partido hasta ahora.

Distanciamiento con Ros

Junto con todos esos nombramientos, hay que añadir los de Àngel Ros, como presidente del PSC, y de Núria Parlon, como viceprimera secretaria del partido. El alcalde de Lleida y la alcaldesa de Santa Coloma, han liderado en las últimas semanas dos corrientes internas que Iceta integra ahora.

De hecho, con Ros se ha producido un cierto distanciamiento por parte del llamado sector crítico, formado por ex consellers, como Montserrat Tura o Antoni Castells, que se inclinaban por el Moviment Catalunya, que podría ser el embrión de una candidatura de cara a las elecciones municipales. En el caso de Parlon, la alcaldesa fue promovida por un grupo de dirigentes territoriales para ser primera secretaria del PSC, pero en el último momento dio un paso atrás. 

Iceta culmina su semana, en la que, como él mismo ha dicho, ha actuado como “un Reyecito”, con audiencias con todos los principales responsables del PSC.

¿Navarro, en la Mesa del Parlament?

Ahora le quedará otra tarea, de la reformular el grupo parlamentario. Eso será a partir del lunes. Y en ese capítulo, Iceta podría reservar al ex primer secretario del PSC, Pere Navarro, un puesto en la Mesa del Parlament. No hay nada cerrado, y los distintos dirigentes consultados quieren esperan a que Iceta sea proclamado primer secretario en el congreso de este sábado.

El resto de fuerzas políticas muestra una cierta “empatía” con el proceso que está viviendo el PSC. Un miembro del Govern de CiU aseguraba que los socialistas “se deben recuperar cuanto antes”.

Iceta asume ahora ese reto. El problema es si todo lo que pueda impulsar ahora llega o no demasiado tarde.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad